psicologoescolar.com

 

 

 

PAPEL DE LA FAMILIA EN EL ÉXITO ESCOLAR  

 

 
 

 

AUTORA Lic Karol Morales Trejos
E-MAIL Kmorales@aveddn.com

 

                                          Papel de la familia en el éxito escolar

 


Karol Morales Trejos

La familia juega múltiples funciones, dentro de las que se destacan la reproductiva, la sexual, la económica y la educativa, las cuales constituyen la principal evidencia de su importancia dentro de la sociedad.
Según Lizano y Montero (1998), la familiar es Considerada como sistema, la cual esta sujeta a la influencia de todos aquellos cambios que ocurren en el exterior y al interior de la misma, los cuales interactúan de una u otra forma determinando o imprimiendo en la familia una dinámica particular que favorece o dificulta el cumplimiento de su acción educativa.

Por otra parte Rojas y Thichler, citados por Lizano y Montero (1998:2) la familia “…cumple una función de soporte, de marco de referencia y de tabla de resonancia, contra la cual el o la adolescente puede ir consolidando su autoestima, su autonomía y el perfil de su propia identidad.

Tomando en cuenta como se menciono anteriormente a la familia como sistema, esta influye en el comportamiento general del individuo y su salud mental en particular, es decir que la conducta de una miembro de la familia influye inevitablemente sobre la de los otros miembros.

La importancia de la familia en cuanto a logros del adolescente tanto a nivel social como educativo es confirmada por muchos autores, entre ellos Dina Krauskopf (2002:179), quien afirma que:
“El efecto del marco familiar sobre los logros educativos y las aspiraciones de los y las adolescentes es amplio y persistente. El enfoque que los padres hacen del futuro de sus hijos se ve fuertemente influido por su situación socioeconómica, por su propio nivel educativo por la satisfacción con la ocupación en que se desempeñan, por su orientación hacia el estudio en general y por su visión y capacidad de respuesta a la cambiante realidad que los rodea.”

De aquí la importancia en la calidad de las relaciones y el clima del hogar, ya que estos conformaran la bases para crear la condición con que el individuo hará su entrada a la vida social.

La familia desde su función educativa, como veremos a continuación juega un papel muy importante en el rendimiento académico u escolar de sus hijos e hijas, ya sea positiva o negativamente, el rendimiento académico lo podemos conceptuar, según Méndez (1983), citado por Lizano y Montero (1998:58), como “el aprovechamiento de tareas intelectuales que permitan determinar el progreso realizado por el alumno en su aprendizaje. Es su acepción psicológica más amplia, se entiende por rendimiento el hecho de alcanzar un objetivo, o alcanzar un propósito. Para el alumno este objetivo consiste en la aprobación del año escolar que esta cursando”.

Para explicar el bajo rendimiento académico, podemos hacer referencia a Gilly, (1998:), el cual menciona tres razones, por las cuales se da este bajo rendimiento académico, a saber:
-Razones que dependen de la escuela y de las condiciones pedagógicas.
-Razones que dependen del niño.
-Razones que dependen de su medio familiar.

Lo cual respalda más lo que hemos venido diciendo, del papel tan importantísimo que asume la familia, en el rendimiento o bajo rendimiento académico, de los estudiantes, por esa misma dinámica o roles asumidos por los miembros de esta.

La familia ha través de los tiempos ha venido presentando una serie de desajustes que dentro de otros aspectos, contribuyen en el bajo rendimiento escolar, entre los aspectos familiares que afectan este rendimiento académico, según Krauskopf (2002), podemos encontrar:
La mala condición socioeconómica.
La baja escolaridad de los padres, lo que puede provocar desmotivación en sus hijos hacia sus estudios.
Cuando los padres exigen sin comprender.
Al prestarle únicamente atención a los fracasos escolares, y no se atender los éxitos extraescolares.
Malas relaciones y clima familiar.
Negligencia de los padres.
Cuando la aceptación del y la joven en el hogar dependa de su éxito escolar, es decir de su tarjeta de calificaciones.
Actitud impositiva, en cuento a métodos de estudio y exigencias de rendimiento.
Falta de expectativas reales, en cuanto al rendimiento escolar.
Comparar el rendimiento académico del o la joven con el de sus hermanos u hermanas y sus padres.
Desconocimiento de los recursos del o la joven, su capacidad, sus necesidades o sus problemas.
La falta de afecto y preocupación, por parte de los padres por sus hijos, suele provocar bajo rendimiento académico en ellos, como manera de llamar la atención de sus padres.

Dentro de las condiciones económico sociales que afectan el rendimiento académico, asociado más directamente a la familia, según Krauskopf, citado por Bustamante y Díaz (1994:24), se encuentra “la migración del campo a la ciudad, perturba la funcionalidad de la familia extensa, aflora el hacinamiento, el desempleo, las fallas en la escolaridad y la falta de inserción en los servicios de salud.

Como podemos apreciar el contexto familiar juega un papel muy importante en el rendimiento académico de los y las estudiantes, ya sea a nivel de primaria como de secundaria, por lo que la familia debe hacer e implementar los ajustes necesarios que le permiten contribuir en el rendimiento académico de su hijo-a.

Algunos de los aspectos que tanto padres como madres de familia deben de tomar en cuanta para lograr este ajuste y por ende favorecer el rendimiento académico de sus hijos e hijas, de acuerdo con Krauskopf (2002) pueden ser:
Estimular intelectual y socialmente al estudiante para que construya sus propias metas.
Ser flexible ante las técnicas de estudio y estilos de aprendizaje de los y las estudiantes.
Estar alerta ante los intereses que se muestren, para facilitar en lo posible los pasos para la consecución de estos.
Apoyo, guía y contención para el enfrentamiento de problemas.
Apertura frente a iniciativas y planteamientos del o la adolescente.
Prestar atención a la actividad académica de los hijos, sin caer en imposiciones.
Ver desde una visión más justa y constructiva los informes de los docentes, respecto a los y las estudiantes.
Analizar posibles factores de la vida familiar que puedan incidir en alteraciones del rendimiento académico.
Darle al adolescente la oportunidad de que lleve acabo su propio proceso de maduración, que se exprese y promover que el mismo estructure conductas reparadoras ante sus errores.
Mantener una estrecha comunicación entre padres, madres de familia, estudiantes e Institución Educativa.


Aporte de la orientación en el éxito escolar de los y las estudiantes

Dentro de la orientación educativa, el centro es el orientado-a, el cual al encontrarse inmerso en el sistema educativo, se enfrenta constantemente a problemáticas tanto personales como sociales y académicas, en donde requiere de apoyo, para su satisfactoria resolución; es por esto que según Pereira (2001:8) “…es necesario que este proceso ofrezca condiciones para favorecer el crecimiento y desarrollo personal y vocacional, preparando a las personas para enfrentar las diversas etapas y situaciones de la vida, sean estas conflictivas o no.”
Dentro de los aspectos a enfrentar por los y las estudiantes, dentro de su esfera académica, esta lo concerniente al éxito escolar, dentro del cual el papel del orientador es muy importante, al concebir la orientación al ser humano desde una perspectiva holistica, la labor orientadora no se puede centrar solamente en brindarle al o la estudiantes técnicas de estudio, ayudarlo en las adecuaciones curriculares, sino que debe de abarcar dicha temática desde una visión más integral, contemplando aspectos relacionados consigo mismo, la familia y la escuela.

Según el Ministerio de Educación Publica, en sus programas de I y II ciclos, citado por Pereira (2001), dentro de los propósitos u aportes de la orientación para favorecer el éxito escolar; se pueden encontrar, que el orientado logre en relación consigo mismo, un mayor conocimiento de sus intereses, capacidades, destrezas, características personales, actitudes, valores, necesidades, limitaciones, aspiraciones, derechos y deberes, en donde se abarca la capacidad de establecer relaciones sociales, de tener una actitud critica, habilidad en la toma de decisiones y un amplio sentido de responsabilidad.

Además de una manera más directa la orientación puede favorecer aspectos referentes a la escuela, como lo es el conocimiento de las oportunidades que ofrece la institución, el reconocimiento de la relación entre la educación, sus planes y metas vocacionales y en el poseer una mayor conciencia de su responsabilidad como estudiante, de los derechos y deberes que posee como tal, a nivel familiar la orientación puede contribuir a un mayor conocimiento del contexto social, económico y cultural de esta, concienciar a esta de la influencia que ejerce sobre el individuo y sus decisiones y sus responsabilidades como tal.

La familia, la escuela, y aspectos relacionados con la relación consigo mismo, mencionados anteriormente influyen significativamente en la vida de cada individuo, en su manera de vivir, de hacer sus cosas y de conformar su proyecto de vida; por lo que la orientación los abarca con el fin de contribuir en el desarrollo integral del o la estudiante, y por ende en su meta hacia el éxito escolar, recordando que todas las acciones que se realicen a nivel, familiar e institucional, serán con el fin de beneficiar al orientado-a.
Para Miller, citado por Aguilar (1982:65), “la orientación es un proceso por el que se ayuda a los individuos a lograr la auto comprensión y auto dirección necesarias para conseguir el máximo de ajuste a la escuela, el hogar y la comunidad”.

Como podemos apreciar si queremos favorecer el éxito escolar de los y las estudiantes, debemos de realizar un trabajo en equipo, por lo que una de las labores orientadoras es motivar e incentivar la participación de todos los actores educativos.

Para Bisquerra, R. (2001: ps. 380-381), “un programa de orientación eficaz exige el esfuerzo de toda la comunidad educativa, solamente a través de estos se puede mantener la continuidad necesaria para lograr sus objetivos”.

Si queremos que sea efectiva, la orientación debe incardinarse en el proceso educativo habitual, la orientación continua debe proporcionar la formación continua. La integración de la orientación en el currículo académico es la estrategia que se propone para lograr el objetivo de una orientación para todos; implicando la atención a cada sujeto en su globalidad, y no limitarse a los aspectos terapéuticos de los individuos con problemas. También requiere la participación de todo el personal docente, los cuales son a la vez agentes y sujetos de la orientación.

Es a partir de este tipo de intervención donde se hace efectiva la capacidad formativa que tiene la orientación en el individuo para precisamente, darle la oportunidad de elegir, conocerse a sí mismo y a su medio, alcanzar un buen rendimiento académico, así como poder construir y clarificar su sentido y proyecto de vida.

Karol Morales Trejos

 

¿Algún enlace no funciona? Escriba a enlace@psicologoescolar.com indicando la dirección de la página (por ejemplo: http://www.psicologoescolar.com/MATERIALES/memoria.htm) y la palabra que lleva al enlace roto y lo sustituiremos. Gracias.