PREVENCIÓN DE PROBLEMAS DE AGRESIVIDAD EN NIÑOS   

 

 

 

 
 
 
PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES ARTÍCULOS

PREVENCIÓN DE PROBLEMAS DE AGRESIVIDAD EN NIÑOS

Gloria Martí Cholbi (Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación)

 

Celos

 

Para prevenir el comportamiento agresivo la mejor estrategia es disponer el ambiente para que el niño no aprenda a comportarse agresivamente, y para que aprenda conductas alternativas a la agresión. ¿Cómo disponer el ambiente?... Modelando (haciendo de modelo), instruyendo (enseñando) y reforzando (recompensando) conductas adecuadas y no reforzando las agresivas.

 

Cuando nos encontremos con situaciones conflictivas (con la pareja, con el hijo, con los vecinos...) hay que modelar la calma. La calma se puede modelar mediante la expresión facial, la postura, los gestos, lo que se dice y el tono, y la velocidad y volumen con que se dicen las cosas. Hay que ser un modelo que intenta enseñar un comportamiento alternativo a la agresión.

 

Una persona calmada muestra:

 

·         Frente sin arrugas

·         Cejas ni caídas ni juntas

·         Ojos abiertos normalmente, sin mirada fija, sin abrirlos exageradamente mostrando sorpresa...

·         Nariz no arrugada ni con sus aletas dilatadas

·         Labios en posición normal, ni presionados ni hacia atrás como cuando se gruñe.

·         Es probable que esté sentada que de pie.

·         Brazos a los lados, no cruzados

·         Manos abiertas, no en puño.

·         Movimientos lentos y fluidos, no rápidos y a trompicones.

·         Cabeza, cuello y hombros relajados, no tensos ni rígidos.

·         Voz  uniforme más que nerviosa

·         Voz suave y moderada más que alta

·         Voz lenta o de ritmo moderado más que rápida

·         Evitar gritar, la brusquedad o el nerviosismo considerable

·         El discurso contiene pausas.

 

Así mismo hay que modelar comportamientos asertivos para defender los propios derechos. 

Nunca dejar que el niño, desde pequeño, consiga lo que quiere cuando patalea, grita, empuja... Hay que esperar a dárselo cuando lo pida de forma calmada. Hay que dar instrucciones al niño de cómo hacerlo si aún no sabe (el niño no es adivino) y reforzarle con una sonrisa, con un “así me gusta”, etc.

 

Hay que reforzar cualquier intento del niño de comportarse adecuadamente en situaciones conflictivas, por muy pequeño que sea. Tenemos que trabajar paso a paso, nada se consigue de golpe. Esto será fácil cuando nos acostumbremos a prestar atención a lo positivo, a lo adecuado, y no tanto a lo negativo.

 

Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Ortografía

Autonomía

Autocontrol

Valores

Situación Crítica

Memoria

Lectoescritura

Autoestima

Habilidades Sociales

Adicción Internet

Disciplina Positiva

Inteligencia Emocional

Razonamiento

Adolescencia

Lectura

Timidez

Libros Educativos

Divorcio

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo