Artículos en Psicólogo Escolar

 

 

 

 

 

LA AUTOESTIMA, SU IMPORTANCIA EN EL NIÑO PARA UN BUEN DESARROLLO

 

 

 www.AutoRueda.com

 
 
 
 
AUTORA CARINA BENTOLILA
E-MAIL carinabentolila@hotmail.com

 

¿Qué es la autoestima?


La Autoestima es el valor que nos asignamos a nosotros mismos, y que se relaciona con cuánto nos aceptamos, como somos y cuan satisfechos estamos con nosotros mismos.

En la actualidad, la autoestima se ha relevado como un recurso interno fundamental para el desarrollo, formación y bienestar de las personas y en ese sentido como factor protector frente a conductas de riesgo. Así, una de sus principales áreas donde se ha considerado es en el ámbito infantil, a raíz de su impacto en el crecimiento y desarrollo de los niños.

 

¿Como y cuando se desarrolla la autoestima?

 El concepto de uno mismo va desarrollándose poco a poco a lo largo de la vida. En la infancia descubrimos que somos niños o niñas, También descubrimos que somos seres distintos de los demás y que hay personas que nos aceptan y personas que nos rechazan.

Durante la adolescencia, una de las fases más críticas en el desarrollo de la autoestima, el joven necesita forjarse una identidad firme y conocer a fondo sus posibilidades como individuo; el muchacho pasa a confiar en sus propios recursos. Si se siente poco valioso corre el peligro de buscar la seguridad que le falta por caminos a la larga destructivos como la drogadicción.  

   

Desde la infancia, los adultos podemos nutrir la confianza y respeto de los niños hacia sí mismos, dependiendo de si los respetamos, les demostramos cariño de forma incondicional, los valoramos y los alentamos a  ser niños seguros de sí mismos, que tienen confianza en sus capacidades, pueden reconocer y aceptar sus errores  y aprenden a defender sus derechos y puntos de vista.

 

¿Por qué algunos padres y madres que quieren y aceptan a sus hijos no favorecen su autoestima?


La  baja autoestima está relacionada con una distorsión del pensamiento (forma inadecuada de pensar). Los niños con baja autoestima son niños con poca valoración personal, mantienen unas exigencias extraordinariamente perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr, no confían en sus capacidades y se sienten vulnerables y amenazados por el continuo temor al fracaso.

Se entiende que los padres y madres que dañan la autoestima de sus hijos no siempre lo hacen intencionalmente, ya que ellos fueron educados del mismo modo. Estos progenitores son generalmente demasiado estrictos. En vez de elogiar los logros de nuestros hijos les exigimos cada vez más. Esta situación transmite al niño la idea de que lo que hace no está bien, y nunca logra dar gusto a su padre o a su madre ni a sí mismo, por lo que se siente frustrado y devaluado.

Hay que evitar querer controlar a los niños utilizando estrategias que a la larga les perjudican.

 Los padres mártires recurren a quejas, reproches, lagrimas, amenazas  y       frases del tipo: “me sacrifico por ti y no te importa, lo deje todo por ti y así me lo pagas, ....”

Los dictadores  controlan al niño o la niña atemorizándolos cuando hacen algo no autorizado, son estrictos y amenazantes para que obedezcan y todo les enfurece.

 Manejar al niño en función de premios y castigos lo llevará a hacer las cosas sólo por razones exteriores a él y no por su propia motivación.
Tener expectativas que no corresponden a la edad o a las características del niño desconciertan al niño que nunca o pocas veces logra satisfacer a los padres.

 
¿Qué podemos hacer como padres y madres para que nuestros hijos tengan una alta autoestima?

 Vinculación 
El niño necesita sentirse parte de algo, ya sea su familia, sus hermanos o una pandilla. Para él es necesario saber que hay alguien que se preocupa de él, que es necesario e importante para otro. Necesita ser escuchado, aceptado, tomado en cuenta, que le permitan participar y dar sus opiniones.

 

Singularidad 
Corresponde a la necesidad de saberse alguien particular y especial, aunque tenga muchas cosas parecidas a sus hermanos u otros amigos. También entraña el respeto que los demás le manifiestan y que será para él un parámetro de la seriedad con que lo consideran. Otra característica, que promueve la singularidad, se relaciona con el incentivo a la imaginación. El hecho de permitirle crear e inventar le sirve para fomentar su flexibilidad y la valoración de sus propias habilidades. 

 

Poder 
La sensación de poder implica que el niño cree que puede hacer lo que se planea y que en la mayoría de las veces obtendrá éxito. Aprende a comprender la verdadera razón de los impedimentos y cómo ellos se relacionan con sus futuros propósitos. El niño desarrolla una confianza en sí mismo cuando se le permite decidir sobre cosas que están a su alcance y que él considera importantes.

 

Pautas 
Las pautas se relacionan con el sentido que el niño le otorga a su existencia y a lo que realiza. Requiere de modelos positivos, que cuando los imite obtenga resultados satisfactorios y alentadores, a través de los cuales aprenda a distinguir lo bueno de lo malo. El orden y las reglas -dentro de límites razonables- son especialmente importantes para crear en el niño la sensación de pautas o guías, que le permitirán conducirse, organizar el tiempo, planificar y resolver problemas. 


        

¿Qué se puede hacer para ayudar a los hijos a incrementar su autoestima cuando descubrimos que es baja? 

Frente a casos en que se observen problemas leves de autoestima se sugiere

seguir las siguientes indicaciones:

􀀹 Promover un clima de éxito y desafío, facilitando al niño la oportunidad de

Tener éxitos y logros para potenciar el desarrollo de un adecuado auto concepto. Se pueden usar frases como: “éste es un trabajo difícil pero

Estoy seguro de que puedes hacerlo”.

 􀀹 Evitar ponerlo en ridículo frente a sus pares, no compararle. Hacerle las observaciones en privado, usando el diálogo y la persuasión.

 􀀹 Enseñarle a convertir lo negativo en positivo, a aprender a utilizar los fracasos como posibilidad de mejora. Hacerle conciente de sus logros y éxitos para que sepa confiar en sus capacidades. Frases del tipo “este trabajo no salió como querías pero seguro que con lo que has aprendido lo puedes mejorarlo, vamos a empezar juntos...”, “ la próxima vez será mucho mejor”

 

¿ Cuando hay que acudir al psicólogo?

Hay muchos casos en los que la falta de valoración alcanza niveles alarmantes en el desarrollo de los niños. Se observan desajustes importantes en sus relaciones tanto con los adultos como con sus iguales. Así un niño con autoestima negativa puede mostrarse retraído, solitario o en cambio irritable y violento. También se ve afectado su rendimiento escolar a pesar de tener capacidades suficientes para conseguir buenos resultados.

Muchos padres se sienten desorientados ante estas conductas y no saben como reaccionar. Estos comportamientos acaban siendo la causa de un malestar continuo en el seno familiar afectando a todos los miembros, padres, hermanos y sobre todo al niño. Es el momento de acudir a un profesional que ayude al niño a conocerse y a quererse más y ayude a los padres a entender que le pasa a su hijo y como poder ayudarle a reconstruir su ego.

 

Conclusión

La autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros,  además es aprender a querernos y respetarnos, es algo que se construye o reconstruye por dentro. Esto depende, también, del ambiente familiar, social y educativo en el que estemos y los estímulos que este nos brinda.