psicologoescolar.com
 

 

 

ESTUDIO DE LA AGRAFIA. CLASIFICACIÓN DE LAS ALTERACIONES DE LA ESCRITURA Y SU REHABILITACIÓN

 

 

 

 

AUTORA NORMA ANGÉLICA SÁNCHEZ CORTÉS
E-MAIL

nascortes@hotmail.com,         nsanchez@inr.gob.mx

 

 

Norma A. Sánchez Cortés. Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Neuropsicológica.

Instituto Nacional de Rehabilitación. Comunicación Humana. Departamento de Investigación Sociomédicas.

Norma Angélica Sánchez Cortés

Av. México Xochimilco no. 289 col. Arenal de Xochimilco

Deleg. Tlalpan c. p.14389 

Tel: 59 99 10 00 ext. 19 313

 Correo electrónico: nascortes@hotmail.com, nsanchez@inr.gob.mx 

Resumen

La exploración clínica del lenguaje escrito debe formar parte del examen general del estado mental en pacientes con afasia, con trastorno intelectual, trastornos de memoria etc. Por esto, el motivo del presente artículo es dar a conocer la caracterización de las alteraciones del lenguaje escrito, desde la adquisición de este en la normalidad hasta las diferentes manifestaciones en la patología y así mismo de  las  clasificaciones de la actividad lingüística escrita propiamente dicha (susceptible de alterarse de forma aislada) que se nos muestra en todo su esplendor en el estudio del lenguaje. 

Una lesión cerebral puede originar un trastorno exclusivo del lenguaje escrito y es este grupo de pacientes  el que mas puede ayudarnos a conocer la organización cerebral de los procesos de la lectura y la escritura, dado que son pacientes con alteraciones no afásicas pero que presentan la pérdida o alteración de la habilidad para producir lenguaje escrito consecuencia de algún tipo de daño cerebral.  

Cuanto más específico es el estudio del trastorno del lenguaje escrito, más difícil se hace el incluir el caso en una determinada forma clínica. Este grupo de manifestaciones lingüísticas anormales que aparecen en los pacientes, pueden crear cierta confusión, no sólo a nivel clínico semiológico, sino también a nivel de diagnóstico, clasificación y enfoque evolutivo de los trastornos del lenguaje escrito. En este artículo se expone la diversidad semiológica de la agrafia (al menos de las formas clínicas más relevantes), así como la rehabilitación.  

STUDY OF THE AGRAPHIA, CLASSIFICATION OF THE ALTERATIONS OF THE WRITING AND REHABILITATION.  

 

Summary

The clinical exploration of the written language should be part of the general exam of the mental state in patient with aphasia, with dysfunction intellectual, dysfunctions by heart etc. For this reason, the reason of the present article is to give to know the characterization of the alterations of the written language, from the acquisition of this in the normality until the different manifestations in the pathology and likewise of the classifications of the properly this written linguistic activity (susceptible of losing temper in an isolated way) that are shown in all its splendor in the study of the language.  

A cerebral lesion can originate an exclusive dysfunction of the written language and it is this group of patient the one that but he/she can help us to know the cerebral organization of the processes of the reading and the writing, since they are patient with non aphasic alterations but that they present the loss or alteration of the ability to produce language written consequence of some type of cerebral damage.  

The more specific it is the study of the dysfunction of the written language, more difficult it is made including the case in a certain form clinic. This group of abnormal linguistic manifestations that you/they appear in the patients, can create certain confusion, not only at level clinical semiologyco, but also at level of diagnostic, classification and evolutionary focus of the dysfunctions of the written language. In this article the diversity semiologyca of the agraphia is exposed (at least in the most outstanding clinical ways), as well as the rehabilitation.

 Introducción

El lenguaje escrito constituye una actividad organizada y voluntaria con un análisis consciente de los sonidos que lo forman. En un principio es desplegado y posteriormente se transforma en un hábito automatizado complejo (1).

Escribir supone un conocimiento de los códigos del lenguaje, una habilidad para convertir los fonemas en grafemas, conocimiento del sistema grafémico, una adecuada motricidad fina, y una habilidad espacial para distribuir, juntar y separar letras. Existen tres modalidades especificas del lenguaje escrito: escritura espontánea, escritura al dictado y escritura a la copia; en estas  modalidades se necesitan diferentes analizadores los cuales participan y son una cadena de eslabones los  que realizan propiamente la función.   

Dentro de las habilidades que se requieren  en el proceso de la escritura  encontramos el reconocimiento auditivo de letras y palabras, búsqueda y rastreo visual una vez ya escrita la palabra, percepción figura fondo auditiva, percepción auditiva en secuencia, discriminación auditiva  fonética, memoria auditiva, entendimiento verbal auditivo habilidades de secuencias auditivas, lenguaje repetitivo, fluencia de la escritura, orientación derecha izquierda, sensibilidad táctil, reconocimiento de la forma a través del tacto o esteroagnosia, localización dactilar, tiempos de reacción, preferencias laterales.  El proceso conlleva distintos eslabones, en toda escritura el primer eslabón es la conservación del oído fonemático, el cual es indispensable  para el análisis de la composición acústica de la palabra. 

La conservación del orden de los sonidos, conforma el siguiente eslabón, en éste, la tarea consiste en  el análisis del complejo acústico consecutivo que constituye cada palabra.

Como tercer eslabón se encuentra la inhibición de  los componentes fuertes, éste proceso se altera cuando se da algún debilitamiento de la inhibición activa. Posteriormente se lleva a cabo la recodificación de los fonemas en elementos ópticos (grafemas) y con su ejecución motriz. Cada grafema tiene su propia estructura visoespacial y para la realización se requiere un complicado análisis espacial.

Guriánov (1940) y Pantina (1964) muestran que la organización motriz de la escritura y cada elemento gráfico requiere un impulso especial después una generalización del acto motor y su fusión en una melodía cinética donde los trazos de cada letra  son objeto de la escritura  de toda la palabra y a veces de una frase y ya no una ejecución consciente.

Otras aportaciones como la de los modelos psicolingüísticos incorporan dos procesos en la escritura uno relacionado con la ruta semántica que implica estrategias mas holistas y el cual es considerado como una vía directa de acceso al significado  y otro que se considera como una vía indirecta al significado y que se realiza a través de la ruta de conversión grafema-fonema utilizando estrategias  analíticas (2).

De acuerdo  a los modelos psicolingüísticos de ruta dual, en donde  la repetición, la lectura y la escritura pueden ser medidas por los procedimientos  sublexicales correspondientes  de conversión auditiva fonológica en la repetición conversión grafema-fonema para la lectura y conversión fonema-grafema para la escritura, así como por procedimientos lexicales. Los procesos sublexicales le dan estabilidad al lexical. Por lo tanto, la alteración de los primeros conlleva a una inestabilidad del segundo produciendo errores semánticamente relacionados. Por el contrario, una alteración en los procesos lexicales daría como resultado una “regularización”  de la ortografía (3).

 

Estudios realizados en las neurociencias por diversos investigadores(4)  describen  lo que sucede con el español  en cuanto  a su representación gráfica donde el español de México cuenta con 28 grafemas y 22 fonemas, siendo su relación como sigue: 14 fonemas  tiene una correspondencia de uno  a uno ( una grafía por un fonema) en  los restantes (/b/, /s/, /g/, /i/, /j/, /k/, /r/, /v/ existen dos  o mas posibilidades de representación gráfica, dependiendo en algunos casos de reglas de combinación.

En la escuela rusa Luria, describe a la escritura como un acto sistémico que permite presuponer la diversidad  de formas de perturbación en los procesos de la escritura, en los casos de lesión en regiones distintas  del cerebro, necesarias para realizar este complejo acto. El proceso de la escritura  permite hacer dos conclusiones:

1)  Las variaciones en el acto de la escritura indican que el proceso de la escritura cambia de composición psicofisiológica en las distintas etapas  y la participación de los diferentes sistemas corticales en este acto no permanece inmutable.

2)  La heterogeneidad que caracteriza la estructura de la escritura en los diferentes sistemas lingüístico y son los jeroglíficos los que crean una  diferencia básica  en la estructura  de los procesos psicofisiológicos  mediante   los cuales se realiza. La escritura china excluye en su totalidad  la necesidad de efectuar el análisis fonemático de las palabras  pero los signos convencionales  como designan conceptos  requiere de un análisis visual de los jeroglíficos, en idiomas europeos la escritura acústica  como en el ruso, alemán e italiano tienen mecanismos  bastantes distintos de los del francés  o el inglés en los cuales están representadas los componentes de la escritura no fonética  sino convencional. (5)

Es evidente que en el proceso de la escritura  en los distintos idiomas  obliga a presuponer los variados defectos que pueden aparecer asociados con diferentes lesiones focales de la corteza cerebral. (6). 

Cuando el sujeto llega a presentar alguna lesión cerebral y el proceso de la escritura se altera como entidad única se manifiesta un cuadro de agrafia, la cual es descrita como “la pérdida  o la alteración de la habilidad  para producir lenguaje escrito consecuente con algún daño cerebral” y esta puede presentarse en muchas alteraciones no afásicas (7) y el paciente deberá ser investigado en el proceso de la escritura para ubicar que áreas y zonas fueron las afectadas así como para saber la cadena de eslabones que fue afectada. 

Beauvois y Dérouesné (8), explican que en el caso de la escritura, la dos modalidades de ruta léxica y no léxica, la alteración en una u otra vía conlleva características específicas. Por una parte se  tiene la agrafia léxica en la cual la vía de acceso directo a la semántica esta afectada y produce errores en la escritura de las palabras. Entre las características  de la agrafia léxica se observa que el sujeto utiliza la ruta  no léxica y por lo tanto la probabilidad  de escribir correctamente  una palabra depende  en gran medida del grado de predictibilidad de su ortografía a partir del uso de procedimientos no léxicos, es decir  de procedimientos de conversión grafema-fonema.

La ortografía  de las palabras de alta frecuencia es mejor que las de baja frecuencia.

Podemos observar que los enfoques de las diversas escuelas  respecto al  proceso de la escritura, nos presentan distintas alteraciones causadas por daño o lesión cerebral y estas alteraciones de la escritura deben ser exploradas.

La investigación  del proceso de la escritura precede una exploración del análisis y síntesis de los sonidos (9). De esta forma se realiza: 

(a) Investigación del análisis y síntesis de los sonidos

1)       Investigación del análisis y síntesis de los sonidos: establecer si el paciente conserva la capacidad  para dividir los sonidos del lenguaje oral  y abstraer los fonemas secundarios, separando los fonemas estables  conservando la secuencia de estos  y si puede agruparlos.

2)       Establecer si existe apoyo articulatorio: se le da la tarea anterior con una variante, que lo realice con la boca cerrada.

2)  Separación de los sonidos de la palabra: el paciente tendrá que identificar el segundo sonido de la palabra que se le mencione, posterior decir el tercero, etc.

3)  Investigar la posición del sonido en la palabra: se explora con la consigna de saber cual será el sonido que le antecede o le precede a  determinada letra, Esto se puede alterar cuando captan de forma  general la estructura sonora de la palabra y del esquema consecutivo que la componen. No en los casos de afasia semántica, pues estos conceptos se perturban.

4)  Síntesis de los sonidos: se pronuncia por letras toda una sílaba o una palabra  y se le pide al paciente que diga cual fue la sílaba o la palabra que escuchó. 

La perturbación del análisis  y la síntesis de los sonidos puede localizarse en regiones temporales  del hemisferio izquierdo (no en lesiones de los sectores medios e inferiores de la corteza temporal del Hemisferio Izquierdo).

En casos graves el paciente no puede decir el número de los sonidos, ni cuales son esos sonidos, ni analizar sus interrelaciones.

En casos menos graves el paciente puede  entender y captar las palabras pero no puede  llevar a cabo el análisis  de su composición fonética y si se excluye la articulación  se perturba en su totalidad  la posibilidad de ejecutarla. Lo mismo en tarea de síntesis acústica.

En las áreas posteriores de la región sensomotora izquierda la alteración del análisis y síntesis va acompañada de la alteración de la base cinestésica del acto verbal, el análisis de los sonidos que forman la palabra presenta dificultades, el paciente omite los sonidos principales y los componentes articulatorios secundarios sobresalen por lo que produce una articulación no correcta.

En los casos de las lesiones en las áreas de la región premotriz  del hemisferio izquierdo y de afasia motriz eferente  el análisis de la composición sonora de la palabra se dificulta a consecuencia de la alteración de los estereotipos dinámicos  que involucran los sonidos que componen la palabra  y de la inercia patológica de los procesos nerviosos dados en el analizador motor

En lesiones de los sectores frontales y frontotemporales del hemisferio izquierdo la impulsividad constituye el debilitamiento de los procesos de inhibición, e insuficiente control del resultado de las acciones  propias, por lo tanto aparecen defectos en el análisis y síntesis sonoros aunque conserven  tanto la audición   como la articulación.

Una vez que se ha explorado previamente el análisis y síntesis de los sonidos se procede a explorar propiamente la escritura. 

(b) Investigación de la escritura

La investigación de la escritura incluye una serie de pruebas que se dirigen a diferentes elementos y niveles de la escritura y se realiza inmediatamente posterior a la evaluación del análisis y síntesis de lo sonidos de la palabra.

1) Copia de letras y palabras: se le presentan en forma visual (examina alteraciones óptico-gnósticos y motores, disminución  de la actividad del enfermo y carácter ecopráxico de sus acciones).

Se le propone copiar letras, sílabas, palabras en letra script y de imprenta, estilizadas y corriente.

2) Conservación de los movimientos finos: escribir la firma o alguna palabra que ya se haya convertido en estereotipo motor. Observar si conserva la facultad de ejecutar melodías cinéticas  o si hay síntomas de perseveración.

       3) Escritura al dictado de letras: se dictan fonemas y se finaliza con el dictado de sonidos  pronunciados con menos claridad. Recifrará. Observar si lo verbaliza de forma inmediata, espontánea o después de un  tiempo incluyendo su pronunciación y las dificultades y errores.

4) Escritura al dictado de sílabas y palabras: primero se proponen combinaciones de sonidos  sin sentido y tienen un carácter puramente auditivo. Posterior sílabas donde convergen más consonantes, al final palabras complejas y desconocidas.

5) Escritura al dictado de series de palabras y frases: se realiza con recifrado  más complejo del lenguaje oral y escrito. Se puede generar la pérdida de la secuencia  de las palabras.

6) Lenguaje escrito  en el sentido propio  de la palabra: se pide que escriba el nombre de cualquier objeto.  

Sintomática breve de los procesos de la escritura según la zona de lesión.

1) Región temporal izquierda: alteración del oído fonemático y afasia sensorial, no pueden escribir letras aisladas  al dictado y presentan fallas en la elección del sonido escuchado, dificultades para escribir sílabas con estructura acústica compleja, las articulaciones que realiza son inútiles como ayuda, en la escritura de palabras consolidadas tiene éxito, pero hay omisión de sonidos próximos. Imposibilidad de destacar ciertos sonidos aislados del flujo de las consonantes, permuta en la ubicación de los sonidos. Habla de un cuadro de alteración en la escritura típico de afasia temporal.

2) Alteraciones de la base cinestésica del lenguaje verbal, (afasia motriz aferente) escritura de letras aisladas, cae en articulaciones difusas, dificultad en el proceso de la escritura, la sustitución articulatoria y la negativa de escribir un sonido son síntomas con los que se puede establecer  la presencia de la alteración en la base cinestésica del acto de la escritura. Las huellas cinestésicas que se tienen al escribir en silencio es defectuosa.

3) Alteraciones en la escritura cuando existe afasia motriz eferente (áreas inferiores de la zona premotriz del Hemisferio Izquierdo) se altera la fluidez de la melodía cinética  en la escritura, puede escribir letras al dictado en forma asilada pero no puede hacerlo con sílabas complejas  o palabras pierde el orden debido de las letras  y las cambia de ubicación por las perseveraciones.

 4) Lesiones en las regiones occipital, temporoccipital y parietoccipital del Hemisferio Izquierdo encuentran dificultades en recodificar el sistema de fonemas hallados y pasarlos a grafemas, se observan alteraciones visoespaciales problemas para escribir la letra necesaria, algunos elementos  aislados que forman la letra se escriben en relaciones espaciales inadecuadas, las letras se escriben en  espejo (copia y dictado). Esto es típico y puede ayudar al diagnóstico topográfico de las lesiones.

5) Lesiones en las áreas frontales: no hay alteraciones específicas de la escritura de forma directa. Pero la fatigabilidad y la inactividad, conduce a un decremento del tono motor fenómeno de escritura inicial y micrografías, pérdida del propósito sustitución de acciones requeridas, las perseveraciones alteran la escritura.

Roselli y Ardila (sic), mencionan  y describen diferentes tipos de agrafias, de acuerdo a las diferentes manifestaciones las clasifica en agrafias afásicas, no afásicas y otras alteraciones en la escritura. 

Agrafias afásicas

Agrafia en la afasia de Broca: la escritura es escasa difícil, torpe, abreviada y agramatical con parafasias literales, perseveraciones y omisiones de letras, las letras están pobremente formadas

Agrafia en la afasia de Wernike: paragrafias literales y verbales con neologismos abundantes, paragramatismo escrito.

Agrafia en la afasia de conducción: (Luria, motora aferente), mejor escritura espontánea y peor en el dictado, hay paragrafias literales al escribir palabras fonológicamente complejas, sustituciones literales, adiciones y omisiones de letras en una sola palabra, hay autocorrección, pero no recuerda como se escribe, se realiza lentamente, escribe mas letras que palabras, cuando presenta agrafia apráxica no puede escribir las letras porque ha olvidado los movimientos necesarios.

 Los modelos psicolingüísticos han descrito  tres tipos de agrafia:

a)  Agrafia fonológica: desorden en la conversión de fonemas en grafemas, es incapaz de deletrear palabras de alta frecuencia, regulares e irregulares. Roeltgen (1985)(10) relaciona la agrafia fonológica con daño en la circunvolución supramarginal y en la ínsula medial.

b)  Agrafia lexical: dificultad para escribir palabras irregulares y ambiguas. Daño en la región angular, parieto-ooccipital y precentral.

c)  Agrafia profunda: alteración de la escritura por incapacidad de deletreo de palabras sin sentido y palabras funcionales, por la presencia de paragrafias semánticas, se asocia también con afasia fonológica. El sitio de la lesión es similar circunvolución supramarginal y la ínsula, respetando la circunvolución  angular con lesiones más extensas. Las funciones de escritura del  hemisferio derecho  se manifiestan en caso de agrafia profunda.  

Agrafias no afásicas 

a)  Agrafia apráxica: se observan errores de ortografía y reiteraciones de letras, la apraxia se observa en la copia, espontáneo y al dictado. Este tipo puede aparecer sin apraxia ideacional e ideomotriz.  

b)  Agrafia visoespacial: se caracteriza  por la presencia de perseveraciones de rasgos y letras (aspectos espaciales) y por aumento el margen izquierdo (negligencia espacial unilateral) (11)

Se observa en caso de lesiones del Hemisferio derecho, aproximadamente el 50% de los pacientes  con lesiones prerolándicas y 75% con lesiones retrorolándicas presentan dificultades en la escritura.

En hispanoparlantes con lesiones derechas  se puede presentar disortografía que puede ir de leve a severa. Los pacientes con lesiones derechas cambian  la caligrafía después del daño cerebral de cursiva  a caligrafía de molde  realizando cada letra como una unidad separada, como si se produjera una desautomatización motora, de igual forma la firma que es un acto automático) 

b) Agrafias motoras. Las alteraciones motoras en la escritura son resultado de lesiones del sistema nervioso central que involucren los núcleos basales, el cerebelo y las vías corticoespinales o lesiones que afecten los nervios periféricos  y/o la estructura mecánica de la mano.  

Otras alteraciones en la escritura 

a) Hemiagrafia: la sección del cuerpo calloso como tratamiento para el control de la epilepsia  o por remoción de un tumor, altera la escritura con la mano izquierda dejando intacta la habilidad para escribir con la mano derecha. Se ha propuesto  que el hemisferio izquierdo dominante  para el lenguaje  y actividades  motoras es necesario para escribir con la mano izquierdo (12).

La agrafia con la mano izquierda  se observa en casos de daño del cuerpo calloso. (13)

c)  Estados confusionales: Los pacientes no pueden expresarse  por escrito (14). Los pacientes en estado confusional agudo secundario a etiologías diversas pueden hablar comprender ordenes repetir denominar y leer pero son incapaces de expresarse por escrito. 

La caracterización correcta y específica de las diferentes alteraciones de la escritura nos permite conocer los eslabones alterados y así indicar un tratamiento que permita al paciente restablecer dicha función. 

REHABILITACIÓN      

En la literatura se encuentra dos tipos principales de estudios  los primeros describen el perfil de recuperación  espontánea  en pacientes con defectos en la lectura y la escritura resultante de condiciones patológicas, los segundos  son los estudios enfocados al análisis de los cambios obtenidos en la lectura y la escritura después de la implementación de un método de rehabilitación particular. Dos  estrategias principales  han sido propuestas para la rehabilitación de las dificultades:

1)  La reactivación de la función perdida.

2)  El desarrollo de una estrategia alternativa que logre el mismo desempeño a través de una ruta alterna.

Se describe que la mayoría de los modelos de rehabilitación  de las agrafias han enfatizado la segunda estrategia que implica una reorganización  cognoscitiva o reorganización del sistema funcional (15).

Para reorganizar los procesos que subyacen a un defecto de escritura es necesario:

a)   El evaluador debe tener suficiente claridad sobre el proceso alterado y la manera como este interactúa dentro de la conducta  normal.

b)   Estar en capacidad de  formular hipótesis precisas para identificar  tanto el proceso alterado como los procesos intactos

c)   El paciente debe conservar una capacidad cognoscitiva suficiente que le permita la reorganización de una nueva conducta. 

La rehabilitación de la escritura de pacientes afásicos se debe centrar en tres aspectos fundamentales:

1)    La comprensión del lenguaje escrito en pacientes con afasia  de Wernike y afasia global

2)    El agramatismo y las dificultades  en la ejecución motora en los afásicos de Broca

3)    Las sustituciones observadas en pacientes con afasia de conducción. 

Las técnicas de  estimulación auditivas, tales como ejecutar ordenes o señalar objetos se utilizan rutinariamente  como re-educación de la comprensión para lograr el desbloqueo escrito en pacientes con afasias motoras globales o de Broca  se puede tratar de incrementar la producción automática de letras o palabras (16).

Luria y Goodglass (17) sugieren presentar al paciente frases que contenían sujeto, verbo, predicado y pedirle que escriba el nombre del sujeto y de la acción que observa. El paciente puede adquirir con este procedimiento cierta competencia en escribir frases telegráficas sin conectores ni morfemas gramaticales. En una segunda etapa del tratamiento se  le enseña al paciente la función de conectores gramaticales, como las preposiciones, mediante la utilización de diagramas y finalmente se dirige la rehabilitación hacia la re-educación  de los morfemas gramaticales y la conjugación  de verbos.

A los pacientes con afasia de conducción es necesario  enseñarles nuevamente un método de asociación entre grafemas y fonemas, en ocasiones es útil la revisualización de una palabra antes de escribirla, igualmente la escritura de palabras en forma automática ayuda a la reducción de paragrafias literales.

La negligencia espacial es unilateral se refiere a la incapacidad para responder a los estímulos presentados en el campo visual contralateral y en la recuperación de la agrafia espacial se ha sugerido la utilización de hojas de papel con líneas que demarque los renglones y líneas verticales que demarquen espacios entre letras y palabras.

Carlomagno y colaboradores (18), utilizaron estrategias visuales y sistemas de conversión fonema-grafema como métodos de rehabilitación  de la agrafia observada en seis pacientes afásicos, todos los pacientes tenían alteraciones severas de la escritura. Los métodos  de rehabilitación se basaron en el modelo psicolingüístico considerando dos rutas en el acceso de las palabras:

1)   El método de denominación  escrita que utiliza claves visuales y semánticas y estimula la ruta lexical

2)   La escritura al dictado de palabras sin sentido utilizando claves fonológicas que incrementa la utilización de la técnica de conversión fonema-grafema. El tratamiento fonológico incluía: dividir en fonemas palabras dictadas, buscar la correspondencia entre el fonema dictado y la clave fonológica (palabra que comenzará con ese fonema), trasladar los fonemas simples  en sus correspondientes representaciones gráficas y finalmente organizar los grafemas aislados en palabras.

 En la escuela rusa se describe la rehabilitación desde el punto de vista sistémico donde dependiendo del mecanismo central alterado se llegara al defecto que subyace a la agrafia y al factor, pues se distinguen diferentes zonas lesionadas que pueden llevar aun cuadro de  agrafia. El principio metodológico esencial del aprendizaje es el empleo de los analizadores indemnes: visual, cinestésico, y articulatorio motor como sostenes para la rehabilitación de las premisas  fundamentales  de la escritura. La creación de un sistema aferencial a partir de los analizadores intactos influye positivamente  en el restablecimiento de la función  perturbada. En el proceso volutivo inverso  de la función hay que conectar gradualmente a la actividad     las posibilidades residuales del analizador acústico, a fin de normalizar progresivamente  el funcionamiento de la escritura  requiere un aprendizaje sistémico especial  cuya correcta organización depende a su vez  de la determinación analítica  del eslabón afectado en la estructura del proceso de la escritura. Los métodos compensadores de los defectos de la escritura   habrán de ser diferentes para las distintas formas  de agrafia ya que tienen como base diversos mecanismos psicofisiológicos. Es  muy difícil observar  que las alteraciones de la escritura dimanantes de lesiones cerebrales son singularmente persistentes lo cual es raro que experimente un desarrollo espontáneo  de retorno (19). 

 

CONCLUSIONES 

·        Los mecanismos cognoscitivos que subyacen a la escritura no son aun suficientemente conocidos y quizás como consecuencia  de esto, no se ha logrado la implementación de procedimientos de reeducación suficientemente adecuados y efectivos. La rehabilitación de la escritura continua siendo un problema clínico de consideración que amerita mucha mas investigación clínica

·        No son concluyentes ni determinantes los hallazgos en este tipo de alteración del lenguaje.

·        La cuestión es compleja al tratar de unificar síntomas y signos que se presentan en diversas manifestaciones  de la agrafia, pues las mismas posturas que se leen en la literatura sostienen desde su punto de vista tales manifestaciones.

·        En la rehabilitación  se necesitan metodologías  que prevean un influjo dirigido al defecto.

BIBLIOGRAFÍA 

1)     Luria, A.R. (1975), Neuropsychology: its source, principles and prospects, en F.G. Worden, J.P. Swasey y G. adelman (comps.), The Neurociencies: paths of discovery, Cambridge (Mass.), pp. 338-379

2)    Ellis, W. (1990), Ortografia y Escritura (y lectura y habla), en F. Valle, F, Cuetos, J:M: Igo y S. Del Viso (compiladores), Lecturas de Psicolinguistica.  Neuropsicología Cognitiva del Lenguaje, España, Alianza, p.p. 29-58

3)     Basso, A y Corno, M. (1994) Semantic errors in transcoding tasks in a shallow ortography: restrospective study on 502 Italian vascular patientes, Journal of Neurolinguistic, 8, 2, 149-156

4)     Judith Suro,Enriquez, R; Matute E. (1995), El aprendizaje de la escritura en español cuando el acceso a la vía de conversión fonema-grafema es limitado. Revista Latina de pensamiento y lenguaje. Vol: 3, Num: 2; pp 157-173. México, D.F.

5)     Luria, A. R. (1971), La enseñanza Rehabilitatoria y su importancia para la psicología y la pedagogía, en L.S. Tvestkova, Reeducación del Lenguaje, la lectura y la escritura, Barcelona, Fontanella

6)     Luria A. R. (1947), Afasia Traumática. Moscú, Ed. Academia de Ciencias

7)     Alfredo Ardila, Roselli, Ostrosky (1996), Rehabilitación  Neuropsicológica, conceptos y tratamientos básicos para la rehabilitación  del daño cerebral;  Edit. Planeta,  México, D.F.

8)    Beauvois, M., F y Derouesné, J. (1981), Lexical or ortographic dysgraphia, Brain, 104, 21-50

9)     Luria A. R. (1980), Conciencia y Lenguaje. Barcelona, Ed. Pablo del Río

10)   Tvestkova L. S. (1976) El Lenguaje y la Percepción en la afasia acústico-mnésica. Journal nevropatologii y psixiatrii  S.S. Korsakov, 3: 369-373

11)  Hecaen H. (1979),  Aphasias. In: M.S. Gazzaniga (Ed.) Handbook Behavioral Neurobiology, vol. II: Neuropsychology. New York, Plenum Press. : 239-289

12)   Geschwind N. (1965) Disconnexion síndromes in animals and man. BRAIN, 88: 585-644 (parte III)

13) Yamadori A. (1988) Writting and hemispheric coordination. Aphasiology, 2, 427-432

14)  Geschwind N. (1976) Language and the brain. In: R.F. Thompson (Ed). Progress in psychobiology. New York. Scientific American.: 341-348

15)   Luria A. R. (1977) Las funciones corticales superiores del Hombre. La Habana, Ed. Orbe.

16)  Jones, E. V. y Wepman and Byng, S. (1989) The practice of aphasia therapy: an opinion. College of Speech Therapists Bulletin, 449, 2-4

17)   Goodglass H. (1974) Are aphasia and intelligence causally related? In: Y. Lebrun & R. Hoops (Eds.) Intelligence and Aphasia. Amsterdam, Swet & Zeitlinger B.V. :73-76

18)   Carlomagno S., Iavarove, A. y Colombo, A. (1994) Cognitive approaches to writing rehabilitation: from single case to group studies. En M. J. Riddoch y G.W. Humphreys (Eds); Cognitive neuropsychology and cognitive rehabilitation. Hove, Lawrence Erlbaum Associates.

19)   Stevtkova (1988) Afasia y Enseñanza Rehabilitatoria. Moscú, Ed. Enseñanza

PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES ARTÍCULOS

 

¿Algún enlace no funciona? Escriba a enlace@psicologoescolar.com indicando la dirección de la página (por ejemplo: http://www.psicologoescolar.com/MATERIALES/memoria.htm) y la palabra que lleva al enlace roto y lo sustituiremos. Gracias.