psicologoescolar.com
 

 

 

EL ROL DE LA MADRE EN EL SIGLO XXI

 

 

AUTORA ROSA CHÁVEZ CÁRDENAS
E-MAIL rosamchavez@hotmail.com

 

 

 

 La generación de mis padres, la mía y la de mis hijos, no tienen la misma jerarquía de valores. El comportamiento se regía en base a un fundamento religioso. El miedo, el chantaje y  la culpa eran los puntos de apoyo de la conducta, nos recordaban a cada momento ¡“Dios te va a castigar”¡. Los maestros compartían la autoridad con los padres, la imponían a su arbitrio por el hecho de estar implícito al asistir a la escuela. Muchos sufrimos castigos injustos, los Derechos Humanos brillaban por su ausencia, el lema era: “la educación con sangre entra”,  reglazos, pellizcos y burlas de los compañeros eran lo cotidiano. 

En la actualidad Los Derechos humanos están en todas partes, sin embargo nos fuimos al extremo, los hijos se han vuelto amos del espacio, la antigua concepción autoritaria se fue a la permisividad. Hay crisis en la familia, en la escuela y en el gobierno, los hijos conocen muy bien sus derechos, sin embargo no aceptan  sus obligaciones. Luís de 12 años, se ha vuelto muy rebelde a partir de la separación de sus padres. Su madre,  agobiada con el exceso de trabajo  le  pide su cooperación en las labores de casa a lo que el le responde -“es tu problema, mi única obligación es la escuela”. 

Ser madre es el más bello oficio del mundo; la misión es el ejemplo de todas las virtudes domesticas y sociales. En su entrega saben de la angustia, la fatiga, y en ocasiones el desencanto de criar a un hijo. Actualmente ser madre es más difícil, con el temor de “traumarlos”  la autoridad perdió fuerza, los hijos imponen su voluntad.  En contadas ocasiones la madre recibe honores, si obtiene buenas calificaciones, la institución escolar es buena, si baja su rendimiento la causa es qué la mamá no lo apoya. Si resulta la oveja negra  buscan la causa en  los genes de la familia. 

El rol de la madre ha estado definido la crianza y la educación de los hijos,  hablando de una familia bien consolidada con un padre proveedor, comprometido con la responsabilidad de una familia. Sin embargo cada día más mujeres se incorporan a la fuerza laboral,  según las estadísticas tres de cada diez mujeres son jefas de familia, es decir son madres solteras o divorciadas. Los hijos pierden madre ya que la mamá pasa a ocupar el rol del padre, los hijos al mes de nacidos  pasan las horas en la guardería. Las madres al desempeñar los dos roles viven agotadas por la doble jornada de trabajo. El resultado un alto índice de depresión. 

Anteriormente las madres  después del parto contaban con ciertos privilegios mientras se dedicaban a amamantar al bebé como, servicio doméstico, la cooperación de las vecinas o de  familiares, hasta que se recuperaban. Las costumbres se transmitían de madres a hijas. En algunos  pueblos criaban cuarenta gallinas con las que les  preparaban caldo de pollo  todos los días. 

En las grandes ciudades las horas del día resultan insuficientes para realizar las labores cotidianas. Aún con el  ahorro en tiempo de  los pañales desechables, la comida preparada, por la falta de descanso, las madres están al borde de un ataque.  Decía mi abuela: cuando Dios te de un hijo tiembla de la responsabilidad que acaba de nacer, tu vida nunca volverá a ser la misma. Cuando están chiquitos los problemas son chiquitos, cuando están grandes los problemas son enormes. Las madres del siglo 21 tienen un deber enorme con los hijos, necesitan ser sensibles para expresar sentimientos y firmes para poner límites. Para esta labor son necesarias herramientas que se adquieren al  prepararse, ya que  los enemigos son bárbaros: la cultura desechable, el consumismo, el hedonismo y la permisividad, se nos han salido de las manos.  

¿Que necesitan transmitir las madres para preparar a sus hijos en la Democracia?

 

El desarrollo del carácter es la base en las sociedades democráticas. Está sustentado en la autodisciplina, la vida virtuosa y en el autodominio. La piedra angular del carácter es la  automotivación,  la capacidad de transmitir el entusiasmo por los deberes como levantarse para asistir a la escuela o al trabajo, de cumplir las tareas en las diferentes etapas, del control de los impulsos y de las pasiones, es decir el fortalecimiento de la voluntad, y la empatía para ponerse en los zapatos  de otro.

La autoridad puede hacer crecer a quienes la siguen, es la capacidad de obtener de los demás comportamientos sin recurrir a la fuerza, al chantaje o al miedo. La autoridad supone una jerarquía común de valores como:

 

  • Honestidad. Evitar la corrupción, ser congruente, educa más el ejemplo, los comportamientos se aprenden en la actuación cotidiana. Los patrones de comportamiento son fotografías que se quedan gravadas en el cerebro y  actúan de forma automática.

 

  • Comunicación, clara y directa, saber escuchar. Expresar los  sentimientos sin censura. Aprender a distinguir el lenguaje no verbal.

 

  • Responsabilidad. La toma de decisiones personales, examinar las acciones y conocer las consecuencias. Asumir responsabilidades, cumplir los compromisos. La responsabilidad es el principio básico de la libertad.

 

  •  Tolerancia.  No se puede tener todo a la vez, tolerancia por las diferencias de personalidad, de credo, de raza, de cultura; a la discapacidad, etc.

 

  • Cooperación. Poner el trabajo doméstico a la altura, como una habilidad de independencia. Cooperar al cuidado de la ecología como deber social.

 

  • El amor. A si mismo, a la familia, a las raíces, a la patria. El amor lleva a sentimientos de gratitud. El amor a sí mismo da seguridad y confianza, a las raíces sentido de pertenencia.

 

  • Gratitud, amor y gratitud son principios fundamentales de la naturaleza. La gratitud crea un corazón lleno de amor.

 

  • Solidaridad. Ser solidario es estar comprometido con la vida, mostrar compasión a los seres humanos, a los grupos vulnerables y a la naturaleza.

 

  •  Educar en equidad. Las tareas de la casa deben ser compartidos por igual, desde pequeños, los niños y las niñas tienen las mismas oportunidades, derechos y responsabilidades.

 

 

* Psicóloga, Homeópata, Terapeuta familiar y Escritora (autora del libro Discapacidad…encontrarle sentido al dolor)

¿Algún enlace no funciona? Escriba a enlace@psicologoescolar.com indicando la dirección de la página (por ejemplo: http://www.psicologoescolar.com/MATERIALES/memoria.htm) y la palabra que lleva al enlace roto y lo sustituiremos. Gracias.

 

 

  OFERTA 2x1

 
    COMPRAR