psicologoescolar.com
 

 

 

La Adolescencia en diferentes culturas

 

 
 

 

AUTORA ROSA CHÁVEZ CÁRDENAS
E-MAIL rosamchavez@hotmail.com

 

La Adolescencia en diferentes culturas

Dra. Rosa Chávez Cárdenas

Psicóloga, Homeópata, Terapeuta Fam. Y Escritora

 

Cómo entender sociológicamente la guerra entre Israel y Palestina. En la civilización occidental y en la estructura familiar, Los niños al pasar la etapa edípica (el enamoramiento del hijo al padre o a la madre) viene después la relativa tranquilidad de la etapa de latencia, en la que el niño o la niña tiene la oportunidad de explorar y dominar el ambiente que le rodea, de adaptarse al mundo social del sistema escolar y familiar. Posteriormente se ve obligado a enfrentar la segunda tormenta: la pubertad y la adolescencia.

 

La adolescencia comprende más de una década de vida, durante la cual ocurren cambios de mucha importancia antes de llegar a la edad adulta; cambios en las funciones fisiológicas, anatómicas, emocionales,  intelectuales y en las relaciones sociales. La adolescencia es turbulenta e inestable, excepto en la persona dependiente que, en la vida adulta continúa con el síndrome de Peter Pan (el puber eterno). En nuestra cultura occidental, para pasar a la etapa de adulto maduro, es esencial experimentar intensamente la fase de la adolescencia, de esta manera el joven organiza su realidad externa e interna de acuerdo con la realidad del mundo de los adultos. El adolescente se enriquece con una serie de experiencias y mediante nuevas identificaciones, canaliza sus pulsiones emocionales y sexuales, así como experimenta la evaluación de afirmación y crítica como fuente de su autoestima y autonomía.

 

Si por alguna razón la etapa de la adolescencia termina prematuramente porque tiene que incorporarse a la responsabilidad del adulto, su personalidad adulta será pobre, no importa cuan eficiente y maduro pueda parecer, al desenvolverse en su vida familiar o laboral en lugar de manejar la autoridad, utilice el poder y el chantaje como medida de control. Los cambios de la pubertad precipitan la rebelión del adolescente, a pesar de qué, necesita la guía y protección de los adultos, odia su dependencia, pues teme que sea un obstáculo en su independencia. No soporta que lo traten como niño o niña cuando está consciente de que está creciendo y viviendo los privilegios de ser adulto, como: llegar más tarde, manejar un carro, tener novia (o), asistir al antro, tomar licor o incursionar en las relaciones sexuales. En el momento en que necesita que le pongan límites, riñe con sus padres argumentando que el sabe lo que hace, amenazando con irse de casa, incluso para establecer su poder, puede desaparecer por un día, o por un fin de semana y a su regreso rehúsa disculparse, decir donde estuvo o que fue lo que hizo.

 

Esta etapa es pesada para los padres y no todos tienen la autoridad y el conocimiento para tolerar las frustraciones mutuas, aunado a que los padres inconscientemente regresan a vivir su propia adolescencia que también pasaron con las mismas dificultades. Los padres se sienten decepcionados por la indiferencia y rebeldía de sus hijos, al grado de que muchos bajan la guardia en los límites con las consecuencias de que el chico pierda el control y sea atrapado por las drogas y que abandone la escuela. Esta lucha contradictoria es peculiar en la civilización occidental, ya que compartimos un inconsciente colectivo en donde se encuentran todos los arquetipos (modelos a imitar) incluso la historia del hijo pródigo que tiene que batallar con la pobreza para regresar con humildad a casa cuando se dio cuenta de los privilegios  que gozaban con sus padres. Los que carecen de padres con modelos a imitar, seguirán buscando a los padres ideales en las figuras de autoridad: en la religión, con el jefe, los maestros en los artistas y deportistas, por esta razón es que se buscan ídolos entre los deportistas.

 

Los Judios y Palestinos * al llegar a la adolescencia no tienen que llevar a cabo la lucha contra sus padres ya que tienen un enemigo a enfrentar bien identificado. Es muy común escuchar al adolescente planear estrategias para matar a su enemigo, para lo cual los mismos padres permiten que el hijo en voz alta hable de tal o cual armamento utilizar para desaparecer a su eterno enemigo. De alguna manera para los padres esta etapa no es tan dolorosa como para los occidentales, se podría entender la razón de que las familias judías sean tan fusionadas.  Esta lucha histórica e histérica se comparte en el inconsciente colectivo, una de las razones para entender que los tratados de paz y los acuerdos de cese al fuego no sean permanentes.

 

*Estudio llevado a cabo por la hija de Freud

 

Tenochtitlan 361

Jardines del Sol

Zapopan, Jal

Tel. 33 36318312-36323166

Movil 333 1669272

rosamchavez@hotmail.com

¿Algún enlace no funciona? Escriba a enlace@psicologoescolar.com indicando la dirección de la página (por ejemplo: http://www.psicologoescolar.com/MATERIALES/memoria.htm) y la palabra que lleva al enlace roto y lo sustituiremos. Gracias.

 

 

  OFERTA 2x1

 
    COMPRAR