ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN CON NIÑOS CON DEFICIENCIA AUDITIVA

 

 

 

 
 

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN CON NIÑOS CON DEFICIENCIA AUDITIVA

 
Índice LOE

 

 

Estrategias de Intervención

1.- Intervención en el desarrollo de la comunicación y el lenguaje:

El objetivo principal de la estimulación temprana en este área es el de favorecer la comunicación del niño sordo con los que le rodean
(fundamentalmente sus padres) utilizando cualquier medio de comunicación: palabras, signos, gestos, expresiones faciales, etc.

Para ello, es necesario ayudar a los padres a que sientan la satisfacción de comunicarse y expresarse con su hijo y a que encuentren las situaciones, las estrategias y los medios más adecuados para ello.

Hay que aprovechar al máximo cualquier situación espontánea para
la comunicación con un niño sordo, partiendo de sus ideas e intereses, e intentando, a la vez, no desvirtuar el aspecto lúdico de la situación.

Citamos, en primer lugar, algunas normas elementales de comunicación:

- Es importante que el niño nos mire a la cara cuando hablamos.
Nuestro rostro debe estar frente al del niño para facilitar la lectura de labios.

- Hay que procurar no hablar ni deprisa ni con excesiva lentitud.

- Hay que vocalizar claramente, pero sin exageración.

- Hay que emplear frases sencillas, pero completas, sin utilizar
un estilo telegráfico.

- Hay que ser expresivos, dándole al niño todas las pistas posibles.

Distinguimos los siguientes campos de enseñanza e intervención:

a) Lenguaje Oral:

Hay que mantener las vocalizaciones espontáneas del niño, reforzando sus gorgeos, balbuceos, etc, y, a través del juego, animarle a diversificar y complejizar esas primeras expresiones.

También hemos de dar significado a las emisiones del niño, asociando
sus vocalizaciones (aunque sólo sean aproximadas, por ejemplo
al decir la retahíla "pa-pa-pa-pa...") a un significado (cuando lo
dice, otra persona señala hacia su padre), introduciéndole de este
modo en el mundo simbólico.

Se debe ejercitar, además, los sistemas que intervienen en la
mecánica del lenguaje oral, para conseguir que el niño controle mejor
la emisión del habla. As!, son muy convenientes los ejercicios de respiración y soplo para aumentar su capacidad pulmonar, y ejercicios
con la lengua y los labios para favorecer su control y movilidad.

b) Lectura labial:

La lectura labial es la habilidad de llegar a entender un lenguaje a través del movimiento de los labios.

Las mejores situaciones para practicar la lectura labial son las cotidianas y naturales, hablándole una y otra vez de las mismas
cosas (por ejemplo, hablarle sobre los objetos utilizados mientras
se le baña, mientras come, etc.) resultando estos momentos tanto o
más útiles que los de trabajo específico.

Para enseñar a leer en los labios es necesario utilizar varios recursos, como:

- pistas visuales, señalándole los objetos que se están pronunciando
- contexto natural, presentándole las palabras dentro de un contexto familiar, cotidiano
- utilización de la mímica, acompañando la palabra con un gesto
natural o un signo.

c) Lenguaje de signos:

Por medio de este sistema de signos el niño será capaz de comunicarse con mayor nivel de abstracción y poseerá un instrumento básico para adentrarse en otros sistemas lingüísticos.

Para muchos especialistas el principal objetivo del sistema bimodal es la utilización de los signos como herramienta para el aprendizaje del lenguaje oral. En el sistema bimodal, el niño adquiere antes los signos que las palabras, por lo que lo más normal y conveniente es partir de nociones y construcciones ya adquiridas por el niño sordo y mostrarle su correspondencia oral. Un buen sistema es jugar a adivinar la palabra cuyo signo se ha suprimido de la frase,
intentando que comprenda esa palabra exclusivamente por lectura labial.

En el aspecto expresivo del lenguaje oral, el signo también tiene un interesante papel como apoyo gestual a la emisión de la palabra.

Por último, la comunicación fluida mediante lenguaje de signos permite en el trabajo oral dar instrucciones más precisas, alentar al niño, comentar el trabajo que se va a desarrollar o pedirle que preste atención a un determinado aspecto.

d) Estimulación auditiva:

Mediante la estimulación auditiva se pretende potenciar al máximo la utilización de la vía auditiva en el niño sordo.

Para la estimulación es esencial la buena adaptación de una prótesis desde la más temprana edad; para que el niño llegue a tener una vivencia positiva de la utilización de la prótesis es fundamental
desarrollar el programa de adaptación con calma.

Los objetivos en este campo son:

- Que el niño preste mayor atención al mundo sonoro ,
- Que aprenda a conocer cómo se detecta la fuente sonora y a
orientar espacialmente los sonidos que pueda percibir.
- Que experimente y discrimine progresivamente distintas intensidades, frecuencias y timbres.
- Que incorpore en la medida de lo posible la audición a la percepción del habla mediante lectura labial.

e) Utilización de vías compensatorias:

Nos referimos fundamentalmente a la vista y sensaciones vibrotáctiles.

En cuanto a la mejor utilización de los indicios visuales, debemos ayudarle en este aprendizaje desde los primeros años, ya que frente a algunos aspectos que el niño aprende espontáneamente con cierta rapidez, como la interpretación de expresiones faciales, existen otros como el empleo de códigos simbólicos visuales, que requieren
materiales específicos y un proceso cuidadosamente planificado de aprendizaje.

Por lo que se refiere a las sensaciones vibrotáctiles, el niño debe
aprender a reaccionar ante determinadas vibraciones, y asociarlas,
si es posible, con su percepción auditiva. El adulto, en los
primeros momentos, le debe de ayudar a localizar la fuente de vibración y, siempre que sea posible, a poner sus manos sobre aquello que produce el sonido, de modo que perciba los contrastes sonido-ausencia de sonido, distintas intensidades y distintos ritmos.

2.- Intervención en el desarrollo del Juego Simbólico:

A partir de los 12-14 meses los niños comienzan a ser capaces
de utilizar distintos objetos (tazas, platos, peines...) para la finalidad
que fueron creados, pero fuera del contexto en que normalmente se utilizan. Parece que el niño está iniciándose en el juego simbólico. En esta edad podemos ir introduciendo poco a poco en el mundo lúdico del niño situaciones ficticias a realizar con los objetos.

Es conveniente, en este primer momento, presentarle conductas
simbólicas muy familiares para él: la comida, el aseo, la hora de ir a dormir..., ya que al principio las actividades lúdicas que puede
realizar están limitadas a las actividades de todos los días; asimismo, es mejor no utilizar muchos objetos, pues el niño todavía no es
capaz de relacionarlos.

A partir de los 18 meses es posible mostrar al niño secuencias de acciones de juego simbólico e incitarle a que las produzca; al
principio estas secuencias están basadas en combinaciones simples de esquemas (por ejemplo, el niño da de comer primero a su mamá, luego a la muñeca, por último al osito); pero más tarde es posible un tipo de combinación de acciones más avanzado (por ejemplo, peina a la muñeca y la pone a dormir).

A partir de este momento se le deben presentar objetos ambiguos
mezclados entre los demás juguetes (p.ej.: palos, cajas, cuerdas), y
enseñarle a sustituir objetos de modo que llegue a utilizarlos para
crear una secuencia de acciones. Un paso posterior será el de ayudar
al niño en el desarrollo de la capacidad de planificación de acciones
simbólicas antes de realizarlas.

Por último, hacia los tres años y medio se debe comenzar a enseñar las primeras formas lúdicas que más tarde desembocarán en el juego simbólico social, caracterizado porque el niño ya no basa su juego
en los objetos, sino en el papel social (ser mamá, médico, etc.) (19)

Dos son los procedimientos de elicitación del juego simbólico
que proponen P. Alonso y G. Paniagua (en el texto citado de A. Marchesi):

- sugerido: el adulto provoca el juego mediante el lenguaje: "vamos a dar de comer a la muñeca ..."

- modelado: el adulto realiza delante del niño la acción o acciones simbólicas.

(Nota: Los números entre paréntesis hacen referencia a las obras señaladas, con ese mismo número, en la Bibliografía.)

Bibliografía

Más Artículos:

LA ESCUELA INFANTIL

ORGANIZACIÓN DE LA ESCUELA INFANTIL

OBJETIVOS EDUCATIVOS DE LA ESCUELA INFANTIL

PRINCIPIOS METODOLÓGICOS BÁSICOS DE LA ESCUELA INFANTIL

EL DESARROLLO COGNITIVO DEL NIÑO DE 0 A ó AÑOS CON DEFICIENCIA MENTAL

EL DESARROLLO LINGÜÍSTICO, PSICOMOTOR, EMOCIONAL Y SOCIAL DEL NIÑO DE 0 A ó AÑOS CON DEFICIENCIA MENTAL

MEDIDAS DE DETECCIÓN Y PREVENCIÓN DE LA DEFICIENCIA MENTAL

COMUNICACIÓN Y LENGUAJE EN NIÑOS CON DEFICIENCIA AUDITIVA

EL JUEGO SIMBÓLICO EN NIÑOS CON DEFICIENCIA AUDITIVA

DETECCIÓN Y PREVENCIÓN DE LA DEFICIENCIA AUDITIVA

COMUNICACIÓN Y LENGUAJE EN NIÑOS CON DEFICIENCIAS MOTORAS

PREVENCIÓN Y DETECCIÓN DE LAS DEFICIENCIAS MOTRICES

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN ANTE LAS DEFICIENCIAS MOTRICES

LA ORGANIZACIÓN DE LA ESCUELA INFANTIL PARA FAVORECER EL DESARROLLO DEL NIÑO CON NEE

PROGRAMAS EDUCATIVOS

 

Celos
Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Evaluación

Escritura

Autoaprendizaje

Control Esfínteres Diurno

Desarrollo etapa Infantil

Desarrollo etapa Primaria
Etapa de Educación Primaria
Desarrollo etapa Secundaria
Desarrollo Cognitivo
Desarrollo del Lenguaje
Desarrollo Personal y Social
Desarrollo Motor
Prevención
Intervención
Enseñar a Pensar
Atención Temprana
Alumnos Ciegos y Ambliopes

Adaptaciones Curriculares

Educación Especial

Organización Ed. Especial

Acneaes

Atención Temprana

Recursos Educativos On-Line