MÉTODOS Y TÉCNICAS PARA LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA AL NIÑO SORDO

 

 

 
 

MÉTODOS Y TÉCNICAS PARA LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA AL NIÑO SORDO

 
Índice LOE

 

 

Nos referiremos a las líneas de actuación que parecen
más sugestivas y a los enfoques y técnicas que han demostrado
ser más útiles en la enseñanza de la lectura al niño sordo.

1- Estrategias más adecuadas y técnicas instruccionales:
La lectura tiene que estar inmersa en la vida diaria
del niño, partir de su propia experiencia, de las palabras,
rótulos, anuncios, expresiones que ve en la calle, en su casa,
en la escuela y tratar que los ejercicios que haya que realizar
se aproximen a actividades de juegos, de intercambio o de
expresión. Es evidente que en este proceso, las palabras o
frases que se utilicen han de ser significativas y deberán estar
acompañadas de todo tipo de representaciones que faciliten su
comprensión y utilización: de objetos, dibujos, signos, todo
ello preferentemente formando una historia o narración.

Uno de los procesos cognitivos centrales que hay que
potenciar es la capacidad simbólica, por medio de la cual el niño
puede comprender y manejar un sistema simbólico estructurado,
bien sea el lenguaje oral, el lenguaje de signos o la
representación gráfica del lenguaje. Sin duda, todo aquello que
dinamice la capacidad simbólica del niño va a contribuir a una
mayor habilidad para interpretar los signos escritos, por lo que
hay que fomentar actividades de juego simbólico, de imitación
diferida, de dramatización y de expresión. Al mismo tiempo, la
adquisición de un código lingüístico, normalmente en estas
edades el único asequible al niño sordo es el lenguaje de
signos, va a favorecer el pensamiento simbólico y a permitirle
acceder a otros sistemas simbólicos (bien sea en este caso el
lenguaje oral o escrito) con mucha más experiencia y facilidad.

Respecto a la utilización de un código fonológico o de
la prioridad de obtener por una vía directa el significado del
texto, parece que lo importante es que el niño sordo se enfrente
a un texto escrito utilizando todos sus recursos disponibles, y
especialmente aquellos que le son más sencillos. Por ello debe
hacer uso de sus posibilidades de codificación visual, signada o
dactílica, así como de su capacidad para obtener el significado
directamente en determinados cuentos y narraciones. En este
proceso es en el que hay que situar la utilización de la
codificación fonológica, siempre vinculada al desarrollo del
lenguaje oral. Los textos y materiales que se le presenten al
niño para su lectura deben estar adaptados para la consecución
de estos objetivos.

En el caso de niños sordos que empezaron a adquirir el
lenguaje de signos en sus primeros años, el aprendizaje de la
lectura debe estar también en consonancia con el lenguaje
interiorizado que poseen. Por ello los textos que se les
presenten inicialmente deberían incorporar también la
representación gráfica de los signos. De esta forma el niño
comienza su proceso de lectura tratando de comprender un
conjunto de secuencias simbólicas que se corresponden con su
propio lenguaje interior, el lenguaje de signos, por lo que el
significado se obtiene de forma más sencilla. Además el niño va
conociendo lo que es la lectura, ejercitándose en el recuerdo de
los distintos sucesos y viviendo experiencias lectoras. Al mismo
tiempo el niño va progresando en el desarrollo del lenguaje oral
y empieza a enfrentarse con su representación gráfica, que
acompaña a las secuencias de signos escritos. A través de este método, el niño va a adentrarse en la utilización del código
fonológico con una práctica lectora más completa, con un mayor
nivel de vocabulario y con un mayor conocimiento del esquema de
la narración.

J. Alegría plantea el "Cued Speech" como una vía de
acceso al léxico interno en cuanto que apoya la lectura labial.

El "Cued Speech" (CS) fue inventado por Cornett en 1967 y
comporta ocho configuraciones de la mano que pueden ser
ejecutadas en cinco lugares próximos de la boca. Las
configuraciones manuales permiten identificar las consonantes, y
los lugares donde son ejecutadas, las vocales. Así, las
informaciones manuales son interpretables fonológicamente en
combinación con las informaciones visuales proporcionadas por
los labios. Se puede por lo tanto imaginar que el niño sordo
podría desarrollar, gracias a este sistema, un vocabulario
amplio que facilitaría la adquisición de la lectura a dos
niveles distintos. En primer lugar creando vocabulario. Sin
embargo, el lenguaje de signos cumple esta función probablemente
con más eficacia que el CS. En segundo lugar, el vocabulario
desarrollado por el CS tiene una estructura fonológica, aunque
el sonido no intervenga necesariamente en las representaciones
creadas por el sujeto que aprende una palabra por esta vía.

Gracias a esto aparece la posibilidad de establecer una relación
entre léxico interno y palabra escrita. Se puede concebir que el
niño que aprende a leer toma consciencia de la relación entre
estructura de la palabra oral y escrita, y crea un esquema de
traducción grafema-CS. Como se expuso anteriormente, la toma de
consciencia de la correspondencia que existe entre las
representaciones fonológicas que posee el niño oyente y la
representación ortográfica es fundamental en la adquisición de
mecanismos de lectura eficaces. La pregunta que cabe hacerse en
este punto es si el CS podría desempeñar un papel equivalente.

Respecto a cuál de los lenguajes de signos existentes
debe ser el que se incorpore al texto escrito, lo importante es
que el niño encuentre textos escritos en signos que se ajusten
lo más posible al lenguaje de signos que está aprendiendo.

En cuanto a cómo debe realizarse la traducción gráfica
de los signos, parece claro que el aprendizaje de la lectura del
sistema logográfico es más sencillo que el aprendizaje del
sistema alfabético, por lo que la incorporación de principios
logográficos con niños sordos, cualquiera que sea la
representación que se elija, puede facilitar la lectura
posterior de textos fonográficos.

También hay que destacar la importancia de aumentar el
vocabulario y el lenguaje de los niños sordos como medio para impulsar la comprensión lectora.

Dado que las investigaciones sobre los niños oyentes
han comprobado que las habilidades metacognitivas hacen posible
un mejor rendimiento en la lectura, favorecer este conocimiento
en los niños sordos contribuirá sin duda a aumentar su
comprensión lectora.

En cuanto al momento más adecuado para comenzar el
aprendizaje de la lectura, se debe tener en cuenta que una base
lingüística es necesaria para comenzar la instrucción lectora,
pero al mismo tiempo hay que considerar que la lectura también
debe formar parte de los programas de desarrollo lingüístico.

Tampoco hay que olvidar la posibilidad de incorporar
determinadas técnicas instruccionales. Muchas de estas técnicas
han sido empleadas con relativo éxito para mejorar la
comprensión en los lectores deficientes. Entre ellas hay que
destacar el entrenamiento sobre los objetivos de la lectura, la
realización de resúmenes, la diferenciación de las ideas
principales, la evaluación de los resultados de la lectura y la
incorporación de preguntas en el texto.

2- Adaptación de textos:
Una gran importancia para el aprendizaje de la lectura
tiene la modificación de los textos escritos (cuentos, textos de
lectura, textos de otras áreas de aprendizaje) de modo que se
adapten al nivel lector del niño sordo.

A. Marchesi (obra citada, pág. 264) plantea las
siguientes orientaciones a la hora de adaptar un texto:

- El texto debe ser interesante, motivador,
especialmente en la primera etapa de la lectura. La utilización
de cuentos y narraciones sencillas se configuran como los
materiales más adecuados.

- Es necesario incorporar todo tipo de información
complementaria para favorecer la comprensión, como las
ilustraciones de dibujos y la representación gráfica de los
signos.

- La adaptación del texto debe tratar de evitar que
existan muchas palabras nuevas o demasiado complejas para el
nivel lingüístico del niño. Igualmente, debe hacer más sencilla
la estructura lingüística del texto y clarificar la información
demasiado compleja. Estas adaptaciones deben estar en función de
los esquemas y conocimientos que el niño posee.

- Los textos de carácter instruccional pueden
incorporar preguntas y sugerencias que fuercen al alumno sordo a
reflexionar sobre la información transmitida.

(Nota: Los números entre paréntesis hacen referencia a las obras señaladas, con ese mismo número, en la Bibliografía.)

Bibliografía

Más Artículos:

LOS HÁNDICAPS DEL NIÑO SORDO

CAUSAS DE LA SORDERA

VARIABLES DIFERENCIADORAS DE LA SORDERA

ADQUISICIÓN DE LA LECTURA POR EL NIÑO SORDO

DIFICULTADES ESPECÍFICAS DE LECTURA EN EL NIÑO SORDO

CARACTERÍSTICAS DEL LENGUAJE DE SIGNOS

ESTRUCTURA INTERNA, MORFOLOGÍA Y SINTAXIS DEL LENGUAJE DE SIGNOS

ADQUISICIÓN Y FORMAS DEL LENGUAJE DE SIGNOS

DETECCIÓN E IDENTIFICACIÓN TEMPRANA DEL NIÑO SORDO

EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DEL NIÑO SORDO

LA INTEGRACIÓN DEL NIÑO SORDO

PROGRAMACIÓN Y ORGANIZACIÓN ESCOLAR PARA EL ALUMNO SORDO

RECURSOS PARA LA ENSEÑANZA DEL ALUMNO SORDO

LA INTEGRACIÓN FAMILIAR Y SOCIAL DEL NIÑO SORDO

 

Celos
Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Evaluación

Escritura

Autoaprendizaje

Control Esfínteres Diurno

Desarrollo etapa Infantil

Desarrollo etapa Primaria
Etapa de Educación Primaria
Desarrollo etapa Secundaria
Desarrollo Cognitivo
Desarrollo del Lenguaje
Desarrollo Personal y Social
Desarrollo Motor
Prevención
Intervención
Enseñar a Pensar
Atención Temprana
Alumnos Ciegos y Ambliopes
Alumnos Hipoacúsicos y Sordos

Adaptaciones Curriculares

Educación Especial

Organización Ed. Especial

Acneaes

Atención Temprana

Recursos Educativos On-Line