La Educación Especial: PRINCIPIOS GENERALES DE LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA  

 

 

 

 
 

PRINCIPIOS GENERALES DE LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

 
Índice LOE

 

 

Este nuevo enfoque trae consigo una serie de principios comunes: los
principios de a) individualización de la enseñanza, b) normalización educativa,
c) integración escolar, y d) sectorización de servicios educativos, a partir de
los cuales se ha producido la reorganización de la Educación Especial en los
sistemas educativos donde se ha impuesto dicho enfoque. Nos detendremos en estos principios, siguiendo el desarrollo presentado por Robert Ruiz:(9)
a) Para Reynols y Birch, la individualización de la instrucción en la
enseñanza obligatoria presenta las siguientes características:
Los objetivos generales son los mismos para todos los alumnos.
- Se pueden diseñar diferentes objetivos y programas en relación a
cada objetivo general.
- Se puede diversificar la tasa y duración de la instrucción.
- Se puede proveer de formas intensivas de instrucción y de apoyo.
- Se pueden diversificar los métodos y sistemas instruccionales de
acuerdo con las necesidades individuales.
b ) Para Wolf Wolfensberguer, actuar de acuerdo con el principio de
Normalización traería consigo tres categorías de implicaciones:
- Individual: Plantear al individuo con n.e.e. los objetivos
educativos más ordinarios y normales posibles desde el sistema
educativo.
- Referida al entorno: Modificar y adecuar este entorno para
hacerlo tan similar como sea posible al entorno normal del que
disfrutan las personas sin hándicaps.
- De actitudes sociales y culturales hacia el individuo: Cambios en
la valoración social y cultural de estas personas y,
paralelamente, en la mejora del prestigio y valoración de los
servicios específicos que estas personas necesitan.
c) y d) La necesidad de integrar a los sujetos con n.e.e. en el contexto
educativo ordinario es una consecuencia de actuar, en el ámbito educativo, de
acuerdo con el principio de Normalización. La integración escolar de estos
sujetos se produce progresivamente en la medida en que los servicios específicos
que deben recibir se integran en el sistema ordinario y se opera con criterios
normalizado res en el momento de diseñar y proveer respuestas y actuaciones
específicas desde el marco escolar ordinario. Si se pretende que la comunidad
valore normalmente a las personas con n.e.e., y que los servicios específicos
que necesitan se valoren también normalmente, será preciso que tanto estas
personas como estos servicios disfruten de emplazamientos normales y ordinarios,
tanto como sea posible, en cada momento.
Por otro lado, el propio concepto de necesidad educativa arrastra
implícitamente el concurso de una respuesta educativa. Resaltaremos los
siguientes principios generales que deben presidir dichas intervenciones
educativas:

1- Es la escuela la que asume la mayor responsabilidad en el proceso de
respuesta educativa a los alumnos con n.e.e. Esta respuesta debe realizarse de
acuerdo con la situación individual de aprendizaje y en el marco de un
determinado centro educativo. Esto supone la existencia de un Proyecto Educativo
de Centro, asumido por todos los integrantes de la comunidad escolar y que
contemple un intento de adaptación de la realidad escolar a las necesidades
individuales y a la diversidad de los alumnos. Estas adaptaciones suponen:
a) Acordar el proceso de identificación de dichas necesidades
educativas.
b) En la determinación de los objetivos educativos, intentar
conseguir el máximo de metas comunes con el resto de los
compañeros.
c) Establecer las secuencias de aprendizajes en los distintos ciclos
educativos, de modo que se eviten desajustes en la progresión de
estos alumnos.
d) Coordinar los distintos métodos de aprendizaje que cada profesor
utiliza.
e) Establecer los criterios y sistemas de evaluación.
f) Fijar las funciones de los diferentes profesionales que
intervienen en el proceso educativo, así como su coordinación.
g) Abordar la coordinación del Centro con los equipos
psicopedagógicos, con los padres, con la administración
educativa, así como las relaciones entre los profesores de apoyo
con los demás profesores.
h) Organizar los tiempos.
i) Organizar los espacios.
j) Organizar los agrupamientos.
En este sentido, el Proyecto Educativo, según C. Giné, debe establecer,
al menos, acuerdos respecto a tres núcleos de cuestiones fundamentales:
- Elementos conceptuales en relación con el propio concepto de
escuela y la educación; con los educandos; con sus derechos y deberes; con la
función social, etc.
Elementos de organización escolar.
- Elementos de participación y relación con la comunidad escolar,
sobre todo con los padres.

2- Además, la respuesta educativa debe darse en relación a una
valoración multidisciplinar, que permita la identificación funcional de dichas
necesidades y que determine las ayudas, apoyos y centro escolar más adecuado,
procurando que dicha escolarización se produzca en el entorno menos restrictivo
posible.
El concepto de necesidades educativas especiales conlleva el desterrar
un modelo de identificación y diagnóstico basado en la clasificación y el
etiquetaje y asumir, en su lugar, un abordaje más interactivo que describa no
sólo las características y dificultades del alumno sino también las
posibilidades y deficiencias del entorno. Se trata por tanto de identificar las
necesidades educativas especiales de una manera más educativa y basada en el
propio currículo.
En una identificación de estas características sería importante
determinar:
- Si las características de un determinado alumno le hacen tributario
de actuaciones educativas diferenciadas.
- Aquello que realmente tiene establecido y aquello que está poco o
nada establecido.
- El estilo de aprendizaje del alumno.
- El nivel de competencia (rendimiento) en cada una de las áreas.
- El progreso que experimenta hacia el logro de los objetivos que en
cada caso se propongan.
- La eficacia del plan seguido.
Esta evaluación debe servir para plasmar determinadas medidas
curriculares, como:(9)
- Tipo y grado de especificidad de las adecuaciones curriculares que va
a ser necesario establecer en relación a un alumno determinado, como por
ejemplo, selección, priorización y temporalización de los contenidos y
objetivos, estrategias acordes con el perfil de los alumnos, etc.
- Medios de acceso al currículum que será necesario facilitar al
alumno, como por ejemplo, los medios personales, los materiales, las
adecuaciones de espacios, etc.
- Tipo y grado de modificaciones que han de establecerse en la
estructura social y en el clima emocional del centro en el que se desarrolla la
educación de estos alumnos.
En este proceso, el profesor tutor tiene un papel fundamental e
insustituible; la proximidad al alumno y su carácter de mediador y organizador
de las experiencias de aprendizaje le convierten en una fuente privilegiada de
información sobre las características más relevantes del alumno y pone en sus
manos la posibilidad de introducir determinados cambios en la propuesta
curricular o de modificar las estrategias y/o la organización que con frecuencia
pueden resultar adecuadas para responder a las necesidades especiales de
determinados alumnos. Siempre, antes de buscar la colaboración de otros
servicios, deben extremarse las medidas preventivas y de ajuste ordinarias al
alcance del tutor; de esta manera no sólo se beneficiarían los alumnos con
necesidades especiales, sino el conjunto del aula. Cuando la identificación de
las necesidades especiales desborde las posibilidades del tutor, éste debe
recurrir al profesor de apoyo para la Educación Especial; es obvio que la
colaboración de otro profesional con una preparación específica en determinadas
áreas va a permitir profundizar en la observación. Asimismo, cuando sea
necesario, o bien ante determinadas necesidades, debe requerirse la
participación del Departamento de Orientación y/o del Equipo Interdisciplinar
del Sector, siempre dentro de un trabajo coordinado y respetuoso con el rol
profesional que cada uno tiene atribuido.(6)
Por último, no debemos olvidar la importancia de la Prevención y
Detección Temprana de estas necesidades, así como el correspondiente
asesoramiento familiar en materia educativa, inscritos en un enfoque
interdisciplinar.

3- Fruto o colorario de esta evaluación multidisciplinar es:1
a) la decisión sobre cuáles son los recursos educativos que el
alumno necesita, (lo que podemos denominar provisión de
servicios), y
b) en qué tipo de escuela los puede encontrar para su adecuado
desarrollo.
En cuanto a lo primero, con frecuencia, la necesidad de determinados
servicios específicos para alumnos con n.e.e. se ha derivado fundamentalmente de
la naturaleza del déficit, propiciando un tipo de intervención sin un
planteamiento general que diera sentido, armonizándolas, a todas las distintas
intervenciones. Sin embargo, los servicios se justifican y adquieren su justa
dimensión únicamente en función de la propuesta curricular: son los objetivos
contemplados en las distintas áreas curriculares los que exigen el concurso de
determinados especialistas que con su trabajo específico complementan la tarea
del profesor-tutor, así como también la presencia de determinadas condiciones
materiales.
Los servicios educativos específicos abarcan tanto los medios de
orden personal como material que van a necesitar algunos alumnos para llevar a
término su propuesta curricular individualizada.
Entre los medios de tipo personal se incluyen el profesor de apoyo,
el logopeda, el fisioterapeuta y el auxiliar técnico educativo; la intervención
de estos profesionales en relación con cada uno de los alumnos va a ser
diferente y, por otra parte, no todos los alumnos con n.e.e. requieren de todos
y cada uno de los servicios especiales que se impartan. El tiempo, el modo y el
lugar de recepción de estos servicios por parte del alumno será el que se haya
fijado, para un periodo determinado, en su propuesta curricular. Al final de
este periodo determinado se evaluarán los resultados y se intentará el paso a
situaciones más normalizadas, que puedan significar un cambio en el modo y/o
lugar de recepción del servicio o incluso su retirada.
Los medios materiales comprenden todos aquellos que van a permitir
el acceso físico del alumno a la escuela, como son las adaptaciones
arquitectónicas del edificio, y aquellos otros de tipo didáctico que faciliten
al alumno el trabajo escolar y los aprendizajes de los contenidos curriculares;
se podría citar entre ellos el uso de sistemas alternativos de comunicación, los
sistemas de ampliación del sonido y/o de la imagen, los distintos materiales
didácticos, etc.(6)
En cuanto a lo segundo, mientras el modelo basado en el "déficit" consideraba más normal la escolarización de estos alumnos en Centros Específicos de Educación Especial, el modelo basado en las necesidades educativas especiales contempla la integración como la opción normal, siendo extraordinarias las decisiones más segregadoras.
La información curricular (qué currículo es el más adecuado para el
alumno de acuerdo con sus necesidades educativas) nos ayudará a decidir qué
centro escolar es el más idóneo, existiendo siempre la posibilidad de cambiar la
ubicación escolar cuando las condiciones del alumno frente al aprendizaje
también se modifiquen.
A este respecto, el Libro Blanco para la Reforma Educativa contempla lo
siguiente:
"La decisión sobre el centro escolar al cual se orientará un
determinado alumno debe adaptarse en base a la valoración
psicopedagógica que determina la propuesta curricular, la
cual, para su implementación, exige el concurso de unos
determinados servicios y apoyos. En esta decisión deben
influir también las características familiares y las
posibilidades del medio. En todo caso, esta decisión
procurará que, siempre que ello sea posible, dicho entorno
escolar sea el centro ordinario".

4- La valoración multidisciplinar constituye el punto de partida para
la toma de decisiones en materia curricular que tiene como obligado punto de
referencia el currículo ordinario, en la medida en que integra el conjunto de
elementos que informan, en el ámbito escolar, sobre qué, cómo y cuándo enseñar y
evaluar a los alumnos en función de los fines generales de la educación y de
acuerdo con sus características, siendo a partir de dicho currículo ordinario
desde el que se realicen las adaptaciones necesarias. Esto nos lleva a
plantearnos si nuestro currículum actual puede dar respuesta a los alumnos con
n.e.e. Haciendo un breve análisis del mismo, podríamos decir que:
- Se dirige al alumno medio.
- Hay mucha carga de contenidos.
- Se olvida de áreas curriculares que deberían tener objetivos y
contenidos propios, como pueda ser el área social, que tiene
especial relevancia en algunos sujetos con n.e.e.
Al ser tan cerrado, se suele aplicar sin hacer las necesarias
adecuaciones al contexto de cada centro y a las características de
cada grupo de alumnos.
- Los objetivos mínimos, en función de los que se decide la
promoción del alumno, no son tan mínimos, quedando fuera no sólo
estos alumnos, sino muchos otros.
Para que el currículo se adapte a los niños con n.e.e. debe contemplar,
al menos, tres principios:
- Un principio de flexibilidad, es decir, que no todos los niños
tienen que lograr el mismo grado de abstracción ni de conocimientos en un tiempo
determinado, sino que cada uno aprenderá a su ritmo para cubrir sus necesidades.
- Un principio de trabajo simultáneo, cooperativo y participativo.
Con ello se quiere expresar que no han de producirse currícula paralelos en un
mismo aula y en un mismo momento. Si se han programado actividades y
experiencias de un tema en concreto que se está desarrollando en clase, los
niños deficientes pueden participar perfectamente en las mismas actividades,
aunque no con la misma intensidad ni con el mismo grado de abstracción.
- Un principio de acomodación, o sea, que al construir la
planificación escolar de un curso, al inicio del mismo, se tenga en cuenta qué
deficientes hay en el aula y sean contemplados en dicha planificación del
centro.

5- Como corolario del punto anterior, podemos decir que la estrategia
de intervención más importante para dar respuesta a las n.e.e. la constituyen
las adaptaciones curriculares. Una vez identificadas las n.e.e. de un alumno,
tiene lugar la toma de decisiones que conduzca a la elaboración de una propuesta
curricular adecuada a tales necesidades y ajustada a las características y
posibilidades del contexto escolar en el que dicho alumno se desenvuelve.
Estas adaptaciones consisten en la acomodación o ajuste de la oferta
educativa común a las necesidades y posibilidades de cada alumno. Deben
realizarse siempre que un sujeto o grupo de sujetos, aunque no sean integrados,
presenten unas necesidades específicas con respecto a su grupo de referencia, y
no tengan respuesta en el programa ordinario tal cual. Las necesidades
educativas forman un contínuo que va desde las más generales a las más
particulares. En función de estas necesidades se realizan las acciones
educativas necesarias, formando un continuo, que va desde un mínimo ajuste en
las estrategias instructivas (darle más tiempo, explicar con otras palabras,
ayudarle en la ejecución, etc.) a adaptaciones más significativas en objetivos y
contenidos.
Recogemos lo que al respecto dice el Libro Blanco para la Reforma
Educativa:
"Toda adaptación individualizada del currículo supone siempre un énfasis distinto en algunos aspectos, de acuerdo con las características personales y competencias de los alumnos. Así pues, una adaptación individualizada del currículo puede significar:
La priorización de áreas curriculares o de ciertos
contenidos dentro del área en relación a los propuestos .en
el currículo escolar general para todos los alumnos.
- La inclusión de contenidos y objetivos complementarios y
referidos a aspectos muy específicos.
- La modificación del tiempo previsto
determinados objetivos curriculares.
para alcanzar
En todo caso la propuesta curricular deberá reunir, al menos,
esta doble característica: funcionalidad y correspondencia
con las situaciones reales de la vida del alumno".
Asímismo, han de contemplar aspectos metodológicos y didácticos en
relación con el proceso de enseñanza y aprendizaje.
En algunos casos, sin embargo, la toma de decisiones no está tanto
orientada a los elementos curriculares cuanto a los medios de acceso al
currículum.
Finalmente, las adaptaciones curriculares individualizadas deben
incluir algunos elementos Que permitan evaluar el proceso y promocionar al
alumno hacia elementos curriculares más normalizados.

6- De interés también primordial resultará la participación de los
padres en todo este proceso, fundamentalmente en la coordinación en las
actividades, actitudes y normas presentes en el colegio y en el hogar. Por ello,
una auténtica respuesta educativa contemplará programas de asesoramiento y
trabajo coordinado entre la familia y los profesionales de la educación.
7- Otro importante principio de intervención en las necesidades
educativas especiales es la provisión de recursos educativos. Al respecto,
A.Marchesi y E.Martín (2) consideran que además del mayor numero de profesores o especialistas, de la ampliación del material didáctico, de la supresión de
barreras arquitectónicas y la adecuación de los edificios, existen otra serie de
recursos que son fundamentales: preparación y competencia profesional de los
profesores; capacidad de elaborar un proyecto educativo, de realizar
adaptaciones curriculares y de adecuar el sistema de evaluación; apoyo
psicopedagógico y materiales adaptados; facilidades para el diseño de nuevas
formas de organización escolar y para utilizar nuevas metodologías.

8- No debemos olvidar tampoco la responsabilidad de las
administraciones educativas en su tarea de proporcionar un adecuado marco para
que se produzca una auténtica respuesta educativa; así, resultan fundamentales,
entre otras, las siguientes actuaciones:
- Formación del profesorado.
- Elaboración y difusión de materiales.
- Favorecer la estabilidad de los equipos docentes.
- Proporcionar los recursos necesarios.

Bibliografía utilizada:

(1) BAUTISTA, R. (coord.): "Necesidades educativas especiales'". Málaga: Aljibe,
1991.

(2) MARCHESI, A., COLL, C. y PALACIOS, J. (comps.): "Desarrollo psicológico y
educación" vol. 3: Necesidades educativas especiales y aprendizaje escolar.
Madrid: Alianza, 1990.

(3) MAYOR, J. (Dir.): "ManuaI de Educación Especial'", Madrid: Anaya , 1989.

(4) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: "Las necesidades educativas especiales en la reforma del sistema educativo". Madrid : M.E.C. (CNREE), 1990.

(5) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: "Las necesidades educativas especiales en la escuela ordinaria". Madrid: MEC (CNREE), 1989.

(6) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: Resolución de 15-6-89, de la Dirección General de Renovación Pedagógica.

(7) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: "Libro Blanco para la Reforma Educativa". Madrid: MEC, 1989.

(8) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: "La Reforma Educativa y los Centros
específicos de Educación Especial". Madrid: MEC, 1992.

(9) RUIZ, R.: "Técnicas de individualización didáctica". Madrid: Cincel, 1988

Más Artículos:

CONCEPTO, OBJETO Y ACCIONES DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL

EVOLUCIÓN DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL

DEL MODELO DEL DÉFICIT AL DE NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

FUNCIONES DEL PROFESOR DE APOYO O DE PT (PEDAGOGÍA TERAPÉUTICA)

ADAPTACIONES CURRICULARES PARA ALUMNOS CON RETRASO MENTAL

ADAPTACIONES CURRICULARES EN LOS ELEMENTOS BÁSICOS DEL CURRÍCULO

ADAPTACIONES EN LOS ELEMENTOS DE ACCESO AL CURRÍCULO

 

Celos
Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Escritura

Autoaprendizaje

Control Esfínteres Diurno

Recursos Educativos On-Line