Personas con Retraso Mental: PRINCIPIOS GENERALES DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA

 

 

 
 

PRINCIPIOS GENERALES DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN LAS PERSONAS CON RETRASO MENTAL

 
Índice LOE

 

 

Los principios de intervención educativa que consideramos más
importantes en la respuesta educativa a las personas con retraso mental son los
siguientes:

En primer lugar consideramos fundamental la Prevención y Detección
Temprana de las necesidades educativas de estas personas, asi como el
correspondiente asesoramiento familiar en materia educativa, inscritos en un
enfoque interdisciplinar.

La intervención debe comenzar tempranamente, desde las primeras
semanas de vida y, desde luego, antes de los años de la escolaridad. Como señala
A.Fierro, siempre hay educación temprana: intencionada o preterintencional, y,
lo que es más importante, buena o mala. Todas las experiencias del niño tienen
sentido educativo para bien o para mal. La falta de una educación temprana
intencional y bienorientada traerá, por lo general, malos aprendizajes, que
luego será preciso corregir.

Es la escuela la que asume la mayor responsabilidad en el proceso
de intervención educativa con los alumnos con retraso mental. Esta respuesta
debe realizarse de acuerdo con la situación individual de aprendizaje y en el
marco de un determinado centro educativo. Esto supone la existencia de un
Proyecto Educativo de Centro, asumido por todos los integrantes de la comunidad
escolar y que contemple un intento de adaptación de la realidad escolar a las
necesidades individuales de estos alumnos. Estas adaptaciones suponen:

a) Acordar el proceso de identificación de dichas necesidades
educativas.
b) En la determinación de los objetivos educativos, intentar
conseguir el máximo de metas comunes con el resto de los
compañeros.
c) Establecer las secuencias de aprendizajes en los distintos ciclos
educativos, de modo que se eviten desajustes en la progresión de
estos alumnos.
d) Coordinar los distintos métodos de aprendizaje que cada profesor
utiliza.
e) Establecer los criterios y sistemas de evaluación.
f) Fijar las funciones de los diferentes profesionales que
intervienen en el proceso educativo, así como su coordinación.
g) Abordar la coordinación del Centro con los equipos
psicopedagógicos, con los padres, con la administración
educativa, así como las relaciones entre los profesores de apoyo
con los demás profesores.
h) Organizar los tiempos.
i) Organizar los espacios.
j) Organizar los agrupamientos.

La intervención educativa en alumnos con retraso mental debe
partir de la evaluación de dicho alumno en el aula (nivel de competencia
curricular y estilo de aprendizaje), así como de la evaluación de la situación
de enseñanza-aprendizaje. Esta evaluación permitirá la identificación funcional
de las necesidades educativas de estos alumnos y determinará las ayudas, apoyos
y centro escolar más adecuado, procurando que dicha escolarización se produzca
en el entorno menos restrictivo posible.
Esta evaluación debe servir para plasmar determinadas medidas
curriculares, como:

- Tipo y grado de especificidad de las adecuaciones curriculares que va
a ser necesario establecer en relación a un alumno determinado, como
por ejemplo, selección, priorización y temporalización de los
contenidos y objetivos, estrategias acordes con el perfil de los
alumnos, etc.
- Medios de acceso al currículum que será necesario facilitar al
alumno, como por ejemplo, los medios personales, los materiales, las
adecuaciones de espacios, etc.
- Tipo y grado de modificaciones que han de establecerse en la
estructura social y en el clima emocional del centro en el que se
desarrolla la educación de estos alumnos.

La valoración multidisciplinar constituye el punto de partida para
la toma de decisiones en materia curricular que tiene como obligado punto de
referencia el currículo ordinario, en la medida en que integra el conjunto de
elementos que informan, en el ámbito escolar, sobre qué, cómo y cuándo enseñar y
evaluar a los alumnos en función de los fines generales de la educación y de
acuerdo con sus características, siendo a partir de dicho currículo ordinario
desde el que se realicen las adaptaciones necesarias.
Para que el currículo se adapte a los alumnos con retraso mental debe
contemplar, al menos, tres principios:
- Un principio de flexibilidad, es decir, que no todos los niños
tienen que lograr el mismo grado de abstracción ni de
conocimientos en un tiempo determinado, sino que cada uno
aprenderá a su ritmo para cubrir sus necesidades.
- Un principio de trabajo simultáneo, cooperativo y participativo.
Con ello se quiere expresar que no han de producirse currícula
paralelos en un mismo aula y en un mismo momento. Si se han
programado actividades y experiencias de un tema en concreto que
se está desarrollando en clase, los niños deficientes pueden
participar perfectamente en las mismas actividades, aunque no con
la misma intensidad ni con el mismo grado de abstracción.
- Un principio de acomodación, o sea, que al construir la
planificación escolar de un curso, al inicio del mismo, se tenga
en cuenta qué deficientes hay en el aula y sean contemplados en
dicha planificación del centro.

Como corolario del punto anterior, podemos decir que la estrategia
de intervención más importante para dar respuesta a las n.e.e. de los alumnos
con retraso mental la constituyen las adaptaciones curriculares. Una vez
identificadas dichas necesidades educativas tiene lugar la toma de decisiones
que conduzca a la elaboración de una propuesta curricular adecuada a éstas y
ajustada a las características y posibilidades del contexto escolar en el que
los alumnos se desenvuelven. Estas adaptaciones consisten en la acomodación o
ajuste de la oferta educativa común a las necesidades y posibilidades de cada
alumno.

En la intervención educativa con estos alumnos será preciso
combinar dos criterios:
- Criterio evolutivo:
Implica partir de las posibilidades de razonamiento y aprendizaje de
los alumnos, así como de sus conocimientos previos.
- Criterio de funcionalidad:
Implica trabajar aprendizajes significativos y esenciales tanto para
progresar en el currículo como para la vida del alumno.
Un criterio equilibrado entre ambos es el que deberá llevarnos a la
toma de decisiones adecuada para que los alumnos con mayores dificultades no
queden condenados a las actividades correspondientes a las edades tempranas, por
déficits en determinados aspectos, ni tampoco al mero entrenamiento repetitivo
que cierra las puertas a otras habilidades que sería importante desarrollar.

De interés también primordial resultará la participación de los
padres en todo este proceso, fundamentalmente en la coordinación en las
actividades, actitudes y normas presentes en el colegio y en el hogar. Por ello,
una auténtica respuesta educativa contemplará programas de asesoramiento y
trabajo coordinado entre la familia y los profesionales de la educación.

Otro importante principio de intervención en alumnos con retraso
mental es la provisión de recursos educativos. Al respecto, A.Marchesi y
E.Martín (4) consideran que además del mayor numero de profesores o
especialistas, de la ampliación del material didáctico, etc, existen otra serie
de recursos que son fundamentales: preparación y competencia profesional de los
profesores; capacidad de elaborar un proyecto educativo, de realizar
adaptaciones curriculares y de adecuar el sistema de evaluación; apoyo
psicopedagógico y materiales adaptados; facilidades para el diseño de nuevas
formas de organización escolar y para utilizar nuevas metodologías.

No debemos olvidar tampoco la responsabilidad de las
administraciones educativas en su tarea de proporcionar un adecuado marco para
que se produzca una auténtica respuesta educativa; así, resultan fundamentales,
entre otras, las siguientes actuaciones:
- Formación del profesorado.
- Elaboración y difusión de materiales.
- Favorecer la estabilidad de los equipos docentes.
- Proporcionar los recursos necesarios.
 

Más Artículos:

MODELOS EXPLICATIVOS DEL DESARROLLO DE LAS PERSONAS CON RETRASO MENTAL:

MODELO EVOLUTIVO

MODELO PSICODINÁMICO

MODELO DE LA TEORÍA DE LA ATRIBUCIÓN

MODELO CONDUCTUAL

MODELO COGNITIVO

MODELO PSICOMÉTRICO

RESPUESTA EDUCATIVA A LOS NIÑOS CON RETRASO MENTAL

CARACTERÍSTICAS DEL DESARROLLO DE LAS PERSONAS CON RETRASO MENTAL

CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES DE LAS PERSONAS CON RETRASO MENTAL:

DIFERENCIAS FÍSICAS

DIFERENCIAS EN EL DESARROLLO LINGÜÍSTICO

DIFERENCIAS EN LA PERSONALIDAD

DIFERENCIAS EN EL DESARROLLO COGNITIVO

NIVELES DE DESARROLLO Y ADAPTACIÓN SOCIAL SEGÚN EL GRADO DE RETRASO

PRINCIPIOS GENERALES DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN LAS PERSONAS CON RETRASO MENTAL

 

Celos
Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Escritura

Retraso Mental

Autoaprendizaje

Educación Especial

Control Esfínteres Diurno

Acneaes

Recursos Educativos On-Line