STAI-C: Inventario de Autoevaluación Ansiedad Estado/Rasgo para Niños 

 

 

 
 
PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES ARTÍCULOS

 

STAI-C
Inventario de Autoevaluación Ansiedad Estado/Rasgo para Niños (Spielberger C.D. y cols., 1973. Edición española en 1989 por TEA Ediciones)
Inadecuadamente traducido del original "Inventario", como "Cuestionario", este instrumento adolece de
serias deficiencias conceptuales y metodológicas que lo hacen poco o nada útil para la evaluación de casos
de ansiedad infantil. En primer lugar, se debe destacar que este Inventario (listado de indicadores) se diseñó
con fines de investigación en escolares de enseñanza primaria (6 a 12 años) y no como un instrumento de
evaluación clínica.
En segundo lugar, el Manual Técnico del Instrumento no recoge ni los fundamentos teóricos ni los
procedimientos de construcción, remitiendo al profesional a los manuales originales en inglés (publicados en
1966, 1970, 1971 y 1972). Esto hace especialmente difícil para los profesionales en general el análisis de
estos aspectos del instrumento.
Pese a las carencias conceptuales mencionadas, del análisis del propio instrumento, podemos destacar lo
siguiente:
a) En la parte A del instrumento se pretende valorar el nivel de ansiedad en el momento actual (no la
ansiedad con relación a ninguna situación en concreto, sino la ansiedad en el momento actual. Esta
valoración se refiere EXCLUSIVAMENTE al momento de la ejecución del cuestionario, ya que las
instrucciones son muy concretas:
"señala la respuesta que diga mejor cómo TE SIENTES AHORA MISMO"
Evidentemente, esta información resulta de muy poca o ninguna utilidad en un caso clínico, ya que no nos
informa para nada de la ansiedad del sujeto fuera del momento actual. El niño puede estar muy tranquilo
durante la realización de cuestionario, en la sala de evaluación y en presencia del evaluador, pero este
estado puede cambiar al salir de la sala y terminar la evaluación, o al contrario.
En cuanto a su VALIDEZ DE CONTENIDO, si la variable a medir es ANSIEDAD, variable fisiológica, carecen
de validez alguna las respuestas a los elementos:
Me encuentro confuso
Me encuentro contrariado
Tengo miedo
Me encuentro atemorizado
Estoy preocupado
Me siento molesto
Me siento triste
En modo alguno estos elementos constituyen una medida directa o indirecta de respuestas fisiológicas de
ansiedad. Sin embargo se acumulan a las respuestas a los elementos:
Me encuentro inquieto
Me siento nervioso
Me siento angustiado
Los cuales son tres formas diferentes de informar de lo mismo, pero que realmente son indicadores
fisiológicos de ansiedad.
b) En la Parte B del cuestionario se pretende evaluar la presencia de ansiedad de manera generalizada en
la vida del niño:
"señala la respuesta que diga mejor cómo TE SIENTES EN GENERAL"
y su validez de contenido es igualmente muy deficiente ya que incluye pensamientos (variable cognitiva)
como una medida de ansiedad (variable fisiológica):
Me preocupa cometer errores
Me cuesta tomar una decisión
Me preocupo demasiado
Me preocupan las cosas del colegio
Me cuesta decidirme en lo que tengo que hacer
Me preocupa lo que los otros piensen de mi
Encuentro muchas dificultades en mi vida
En modo alguno estos elementos constituyen una medida directa o indirecta de respuestas fisiológicas de
ansiedad. Sin embargo se acumulan a las respuestas a los elementos:
Noto que mi corazón late más rápido
Tengo sensaciones extrañas en el estómago
Y vuelve a incluir en la medida de la ansiedad, sentimientos de tristeza:
Siento ganas de llorar
Me siento desgraciado
Me siento menos feliz que los demás chicos
Por todo lo anterior, desacreditada totalmente la VALIDEZ DE CONTENIDO y CONSTRUCTO, no merecería
la pena entrar a considerar la fiabilidad del instrumento, descartando de manera absoluta el uso de este test
en evaluación clínica.
No obstante, merece la pena destacar un error común a otros muchos instrumentos de construcción similar:
el hecho de puntuar de manera cuantitativa y no dicotómica cada elemento de cada escala hace imposible
interpretar una puntuación determinada. Por una parte constituye una auténtica barbaridad y un desatino
psicométrico otorgar valor de 1 punto a "Nada".
Así, si un sujeto responde "Nada" a: Me encuentro inquieto + Me siento nervioso + Tengo miedo + Estoy
preocupado + Me siento molesto + Me encuentro atemorizado + Me encuentro confuso + Me siento
angustiado + Me siento contrariado + Me siento triste, según este sistema de puntuación, cuenta con 10
puntos.
Esta puntuación resultaría equivalente a responder "Algo" a: Me encuentro inquieto + Me siento nervioso +
Estoy preocupado + Me encuentro atemorizado + Me siento angustiado , lo que conlleva puntuación 10.
o bien a: Tengo miedo + Estoy preocupado + Me siento molesto + Me encuentro atemorizado + Me
encuentro confuso, lo que también conlleva puntuación 10.
Se comprende así la falta de confiabilidad absoluta en las puntuaciones de este Inventario.
Finalmente, ¿qué significado pueden tener unas tablas de baremos? ¿Comparar al individuo en evaluación
con la media poblacional? Y ¿cómo interpretar una puntuación media? ¿Que no tiene ansiedad estado/rasgo
relevante, o que tiene la misma ansiedad que la media de la población?. En este último caso, si toda la clase
del Colegio/Instituto está "nerviosa" los escolares saldrán evaluados con ansiedad "normal"...
En conclusión: en nuestra opinión el instrumento adolece de tales deficiencias de construcción que lo hace
descartable como medio de evaluación clínica en casos de niños con Problemas de Ansiedad o Estrés.
Desde nuestro punto de vista, de acuerdo a los Criterios de Valoración de Test previamente descritos
(páginas 34 a 38), consideramos:
Finalidad: Valorar el nivel de ansiedad situacional y la ansiedad general en Niños de 9 a 15 años
Validez de contenido: Nula
Validez de constructo: Nula
Fiabilidad: Pésima
Baremos: Irrelevantes
Facilidad de Aplicación: Alta

Tomado de "¿CÓMO VALORAR UN TEST PSICOMÉTRICO? Errores Conceptuales y Metodológicos en la Evaluación PsicoEducativa".

Más Tests