Currículo de Aragón para la etapa de Infantil: PRIMER CICLO DE EDUCACIÓN INFANTIL: ORIENTACIONES DIDÁCTICAS GENERALES   

 

 

 

 
 

 1. ¿Qué principios metodológicos hay que tener en cuenta a la hora de elaborar las propuestas metodológicas o programaciones didácticas en la etapa de 0 a 3 años?

El primer ciclo de Educación infantil debe considerarse educativo, aunque no sea obligatorio, ya que en él se van poniendo las bases del desarrollo físico, afectivo, emocional, social e intelectual al garantizar a los niños, desde el nacimiento, la respuesta individual a todas sus necesidades. La tarea de contribuir al desarrollo armónico de su persona tiene un papel decisivo y fundamental en esta primera etapa de la vida que debe desarrollarse en estrecha cooperación con las familias, que son las principales responsables de ellos.

Las escuelas o centros infantiles deberán elaborar las propuestas pedagógicas o programaciones didácticas teniendo en cuenta los principios metodológicos aquí presentados, que pretenden orientar la intervención educativa y contribuir al logro de los objetivos y al desarrollo de los contenidos determinados. Estos principios hacen referencia al cómo enseñar y cómo aprender, a los aspectos organizativos, relacionales y afectivos. Su aplicación práctica dependerá de cómo los educadores la adecuen a la realidad de cada centro (público, privado, completo, incompleto o unidades mixtas) y a su contexto socioeducativo, ya sea en el ámbito urbano o rural.

Los aprendizajes que se realicen durante este ciclo proporcionarán a los niños una identidad y autonomía creciente que les permitirá ir resolviendo los retos que plantea la vida cotidiana, así como ir conociendo, comprendiendo e incorporándose en la sociedad donde viven. Esto supone numerosos procesos de socialización: formación de vínculos afectivos, adquisición de valores y normas; aprendizaje de costumbres, roles y conductas que la sociedad transmite y exige cumplir. El niño y la niña, desde el nacimiento, tienen capacidad de aprendizaje social e interés por los estímulos sociales, pero necesitan ayuda para cubrir sus necesidades biológicas, emocionales e interpersonales y para adaptarse al grupo y desarrollarse como personas.

Aunque no hay un único método para trabajar en este ciclo, se deberá tener en cuenta que el acercamiento de los niños a la realidad que empiezan a conocer debe ser un proceso global, que parta de las experiencias que van adquiriendo a través del juego, en un ambiente de afecto y confianza, por lo que se potenciarán aquellos aprendizajes que les permitan establecer relaciones y construir significados más amplios y diversificados, que fomenten su autoestima e integración social.

Es conveniente proponer situaciones y secuencias de aprendizaje que, además de suscitar su interés, les permitan vivenciar las situaciones dentro de su contexto, desarrollando los ámbitos de experiencia a través, sobre todo, de procedimientos y actitudes. Se deberán plantear actividades que permitan la adquisición de los hábitos y las rutinas cotidianas que favorecen la interiorización de las secuencias temporales y el conocimiento progresivo de sí mismo y la autonomía personal, así como el acercamiento al conocimiento del entorno físico y social, a través de la comunicación y la representación de los diversos lenguajes. Asimismo, los pequeños proyectos de trabajo en el último tramo del ciclo se perfilan como idóneos para abordar aprendizajes que tengan sentido y sean gratificantes para ellos.

El juego, actividad común de todos los niños y niñas, tendrá gran relevancia en este proceso, al constituirse en el principal recurso metodológico de este ciclo. Jugar es una actividad placentera por medio de la cual aprenden y se desarrollan; les sirve como diversión y como liberación ante las exigencias de la vida cotidiana y es un medio para alcanzar la socialización y el equilibrio personal. En el juego simbólico se ensayarán conductas cada vez más complejas, por lo que es importante que estas actividades sean libres y creativas.

En el desarrollo de la psicomotricidad descubren y coordinan su esquema corporal con el movimiento, el ritmo y los objetos.

Un ambiente educativamente organizado no sólo garantizará, en las aulas de Educación infantil, unos espacios, materiales y tiempos que les posibiliten jugar y moverse, sino que también debe ser cálido, acogedor y seguro para que se sientan confiados y queridos. El espacio escolar les permite situarse en él, sentirlo suyo, a partir de sus experiencias y relaciones con personas y objetos. La distribución del espacio debe adecuarse a las variadas y cambiantes necesidades de los niños, hacer posible el sueño y el reposo, facilitar a los que se desplazan el acceso y uso autónomo del espacio y tener presentes las características de cada grupo de edad y sus necesidades.

La escuela debe ofrecer una gama variada y estimulante de objetos, juguetes y materiales que proporcionen múltiples oportunidades de manipulación y nuevas adquisiciones. La selección, preparación y disposición del material y su adecuación a los objetivos educativos son elementos esenciales de este ciclo.

Durante las diversas formas de juego, por medio de la observación sistemática, el educador podrá extraer importantes datos sobre las conductas de cada niño y niña, las relaciones que establecen con los demás, las formas de expresión oral, sus preferencias, estados de ánimo, etc.

Se deberá priorizar la utilización de materiales diversos que favorezcan el descubrimiento y permitan la observación, la manipulación, la experimentación, la simbolización y la representación. Será conveniente el empleo de juegos que desarrollen contenidos concretos, pero también de materiales de uso cotidiano que, al utilizarlos para distintas tareas, los acerquen a la vida cotidiana.

Es necesario destacar un momento clave como es la entrada de los niños a la escuela. En la planificación del período de adaptación, será prioritario el apoyo de todos los recursos humanos disponibles, la selección de los materiales más apropiados y la flexibilidad horaria que permita la atención individualizada que cada uno requiere. El intercambio de información entre familia y educadores guiará y facilitará la incorporación y adaptación adecuada del niño al ámbito escolar.

Con los niños menores de 3 años la organización de las actividades requiere flexibilidad y posibilidad de adecuación a los ritmos individuales. La organización del tiempo debe respetar sus necesidades: afecto, actividad, relajación, descanso, alimentación, limpieza, experiencias directas con los objetos, relación, comunicación y movimiento. El educador organizará la actividad partiendo de esos ritmos biológicos y estableciendo rutinas cotidianas, lo que contribuirá a estructurar las actividades y la interiorización progresiva de los marcos de referencia temporales.

Se contribuirá al desarrollo integral de los niños favoreciendo el progresivo interés por actividades y manifestaciones culturales, que les servirán como fuente de satisfacción al desarrollar su sensibilidad artística e iniciarlos en la participación de la cultura.

Del mismo modo, la realización de alguna salida, en el último tramo del ciclo, para conocer otros lugares de su entorno y la posibilidad de experimentar, de formular preguntas, así como de trabajar con materiales de diversas procedencias, permitirán a los niños constatar que se aprende dentro y fuera de la escuela.

No se puede olvidar que los avances de las tecnologías de la información y de la comunicación influyen en las formas de aprender y en el acercamiento a la realidad. Estas tecnologías, como recurso educativo, aproximan a los niños al conocimiento del mundo real o fantástico, los atraen, los motivan y los distraen. Enseñaremos el uso adecuado de estos recursos, desde temprana edad, en colaboración con las familias

El papel del educador es decisivo en este ciclo, siendo necesaria una actitud equilibrada, coherente, paciente y cálida, con capacidad para entender y atender a las diferentes necesidades y diversos ritmos de cada uno. Al mismo tiempo, en su quehacer diario, al escuchar y responder a los niños mantendrá una postura que les estructure la mente y les dé seguridad afectiva, permitiéndoles percibir los límites en sus actuaciones y conseguir que evolucionen hacia una mayor autonomía.

Por otra parte, la confianza en sus capacidades de progreso y las expectativas que en ellos se depositen posibilitarán avances en la formación de una imagen positiva de sí mismos. Por ello, será de gran importancia que exista coherencia entre los mensajes que se transmitan de forma verbal y no verbal.

La práctica educativa tomará en consideración las diferencias, respetando y contribuyendo a que conozcan y acepten su identidad personal y a que todos puedan conocer otras experiencias y realidades distintas a la propia. Por lo tanto, la atención a la diversidad será imprescindible dada la situación variada y rica de nuestra sociedad.

La Educación infantil debe contribuir a prevenir y compensar las carencias y desajustes que tienen su origen tanto en las diferencias del entorno sociocultural y económico como en las producidas por distintos tipos de trastornos en el desarrollo. Se realiza así no sólo la función de aprovechar al máximo y estimular las capacidades infantiles, sino también la de prevenir posibles dificultades. Se trata de encontrar las respuestas educativas más adecuadas a las necesidades y capacidades de cada uno.

Las relaciones que se establecen dentro de cada grupo de iguales y de estos con las personas adultas no sólo favorecen a los más pequeños, sino que son importantes para todos los miembros de la comunidad educativa. A las familias les posibilita un mayor conocimiento de sus hijos, aprender nuevas formas de relacionarse con ellos y valorar el trabajo que realizan, y a los educadores le permite ajustar la intervención educativa a las necesidades de los niños.

Será conveniente que exista entre familia y educadores un intercambio de información, una reflexión conjunta y una unificación de criterios educativos. Los niños se beneficiarán de una continuidad entre el ambiente familiar y escolar y percibirán esas relaciones de colaboración y confianza que facilitarán su desarrollo. Esta colaboración y participación familiar en la vida de la escuela podrá hacerse a través de diferentes cauces, siendo el equipo educativo el que determinará los más convenientes en función de las posibilidades de las familias y el contexto del centro.

El trabajo en equipo de los educadores es indispensable para asegurar una coherencia y continuidad en la acción educativa. Esto exige una coordinación de las programaciones didácticas y de las distintas actuaciones mediante el establecimiento de unos criterios metodológicos comunes, que se desarrollarán después según el estilo personal de cada educador o educadora.

Un importante reto de la escuela infantil es la introducción de actividades que permitan la adquisición de hábitos y actitudes relacionadas con la convivencia y la resolución pacífica de los pequeños conflictos, la aceptación de la diversidad cultural, la igualdad entre niños y niñas, la educación para la salud, el inicio en la educación vial, en el cuidado y respeto del medio ambiente cercano y la educación como incipiente consumidor. Estas actividades conseguirán una formación integral y posibilitarán una sociedad y un mundo mejor, en la medida en que las incorporen a su experiencia y se desarrollen con coherencia y en colaboración con las familias.


 

Las respuestas a las preguntas anteriores están tomadas íntegramente del Currículo de la Etapa de Infantil de Aragón, publicado como Anexo a la ORDEN de 28 de marzo de 2008, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón. (BOA 14-04-2008)