ORIENTACIONES PARA EL TRATAMIENTO DE LA LECTURA COMPRENSIVA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA   

 

 

 

 
 

LEGISLACIÓN EDUCATIVA AUTONÓMICA: GOBIERNO DE NAVARRA

ORIENTACIONES PARA EL TRATAMIENTO DE LA LECTURA COMPRENSIVA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA

 
PsicologoEscolar.com

 

CONVIVENCIA

Promoción de la Convivencia

Normas de Convivencia

Recursos y Apoyos

Protocolo Acoso

Protocolo Agresión

Protocolo Maltrato

Elaboración Plan de Convivencia

CURRÍCULO DE MADRID

Decreto de Currículo

Orden de Implantación y Organización de la Primaria

Plan de Fomento de la Lectura

Horario de Primaria

LEGISLACIÓN EDUCATIVA

Marco Regulador de la Convivencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Orientaciones para el tratamiento de la lectura comprensiva y del vocabulario específico en todas las áreas de la Educación Primaria


I.-La comprensión de textos, tarea ordinaria en todas las áreas del currículo.

a) Se tiende a considerar que el desarrollo de la comprensión lectora es competencia del área de Lengua y que en el resto de las áreas los alumnos deben aplicar lo aprendido en aquella.

Siendo verdad que al área de Lengua le compete un tratamiento específico de estos aspectos, no lo es menos que corresponde a todas las áreas procurar que el alumnado comprenda los textos en los que se expresan los contenidos de la propia materia.

b) El trabajo con textos de diferente tipología en las diferentes áreas del currículo así como la comprensión del vocabulario específico y del lenguaje propio de la materia contribuyen a enriquecer los registros lingüísticos del alumnado y a desarrollar un vocabulario amplio, matizado y rico.

c) Si los alumnos no dominan las técnicas para comprender textos escritos, adecuados a su edad, no sólo se les aboca al fracaso escolar sino que se les cierra una puerta de acceso al conocimiento y al crecimiento personal. Por ello, debe entenderse como una inversión a corto, medio y largo plazo el esfuerzo y el tiempo dedicados a comprender los conceptos y sus relaciones mediante la lectura de textos, sean éstos literarios, divulgativos, didácticos etc.

d) Debemos considerar que la comprensión lectora, además de ser un instrumento de aprendizaje, es requisito para que el alumno sienta gusto por la lectura.



II.-Valor de la lectura oral.


a) La lectura en voz alta facilita la comprensión lectora y es el vehículo para la transmisión de ideas y sensaciones. La deficiente lectura expresiva en voz alta pone de manifiesto que el alumno no entiende lo que lee y por consiguiente no puede ser entendido por los demás. Por tanto, la lectura en voz alta no debe separarse de la lectura comprensiva.

b) El dominio de la lectura en voz alta es uno de los objetivos de la Educación Primaria. En ella se trabaja la técnica: entonación, sentido de la lectura, vocalización, tono de voz, velocidad, parsimonia en la dicción, etc. a través de textos adecuados a la edad del alumnado.

c) La lectura en voz alta es un objetivo de cada uno de los tres ciclos de la etapa. Si se realiza con sentido y corrección contribuye a lograr una buena comprensión y ayuda al alumno a hablar correctamente en público. Por todo ello, es preciso leer en voz alta en clase, tanto por parte del profesorado como de los niños y niñas.

El profesorado podrá aprovechar cualquier oportunidad, de las muchas que se dan en clase, para enfatizar la importancia de la correcta lectura en voz alta.

III.-El aprendizaje mediante la lectura comprensiva de los textos de cada área.

a) La lectura comprensiva debe ser una práctica habitual, continua y transversal en el aprendizaje de los contenidos de todas las áreas. Dicho aprendizaje se produce mediante la experiencia directa y la experiencia indirecta. Aprender mediante los textos es un ejemplo de esta última modalidad. La comprensión es una condición para el aprendizaje significativo por tanto, la comprensión de los textos es el primer paso para que los alumnos entiendan, relacionen, asimilen y recuerden los conceptos específicos de cada área.

b) El profesorado, además de la explicación oral, utiliza una gran variedad de recursos didácticos: enciclopedias, libros especializados, textos escogidos, CD-ROM, páginas web, etc. En muchos casos, el libro de texto se utilizará como elemento común y básico para el aprendizaje de la materia. Así pues, lo que en este apartado se dice respecto a la utilización del libro de texto puede aplicarse a cualquier otra opción didáctica que el profesor considere oportuna.

Por otra parte, cuando se empleen recursos audiovisuales será conveniente elaborar actividades didácticas que incluyan la lectura de imágenes y de textos de forma comprensiva y crítica.

c) Los actuales libros de texto presentan, con carácter general, un adecuado diseño didáctico y si se emplean como ayuda y recurso pueden ser una herramienta valiosa para el aprendizaje de los alumnos. Los libros de texto no son libros científicos, sino libros didácticos que adaptan los conceptos científicos al contexto de enseñanza-aprendizaje. Por ello, tienen una estructura peculiar: definiciones, explicaciones de las mismas, resúmenes, mapas conceptuales, recuadros, ejemplos, llamadas a relacionar ciertas situaciones que plantea con situaciones y experiencias de la vida cotidiana, ejercicios, gráficos, fotos y actividades varias que facilitan la lectura y comprensión de los contenidos del área.

El profesorado, teniendo en cuenta estos aspectos, elegirá, en su caso, el libro de texto más adecuado a los objetivos del área, a la metodología del profesorado y el que más favorezca la comprensión lectora.

d) A la vez que prepara la clase, conviene que el profesor dedique unos minutos a analizar la estructura lingüística y conceptual de la unidad didáctica o de la lección, y que transmita a sus alumnos estas nociones junto con las técnicas de estudio necesarias.

Así, por ejemplo, la lectura del título y de las partes o preguntas ya presentan una síntesis previa o epítome que da una idea general del tema que se va a tratar, lo cuál permite desencadenar los conocimientos previos. En algunas áreas los libros incluyen textos cuyos párrafos empiezan con una definición que se explica a continuación, sin embargo, en otras áreas es normal que se definan los conceptos mediante aproximaciones que culminan en el final del párrafo o párrafos.

Hacer conscientes a los alumnos de éstas y otras estructuras es contribuir a desarrollar en ellos la comprensión. La técnica del subrayado eficaz pretende trabajar también este aspecto. En cualquier caso, la lectura con papel y lápiz contribuye a que sea activa y a mantener la atención y el interés en lo que se lee, pues la lectura es un acto íntimamente ligado a la escritura y a la expresión.

e) De las múltiples formas de leer, en el aula suelen utilizarse tres: la lectura previa o primera lectura, la lectura lenta y minuciosa o segunda lectura y la lectura de síntesis y asimilación personal o tercera lectura. El profesorado, consciente de las ventajas y limitaciones de cada modalidad las utilizará en los momentos que considere más adecuados.

Estas modalidades de lectura son igualmente aplicables a cualquier documento escrito, independientemente del formato o soporte en el que se transmita: enciclopedia, álbum, libro de texto, revista, página web, CD-ROM multimedia, reglamento de un juego deportivo, etc.

f) La lectura previa tiene como objeto acercarse de forma global al tema. En general, se pasa por encima de aquello que no se comprende en un primer momento y se pone el énfasis en lo que se entiende. Es una práctica habitual del profesorado, y con muy buenos resultados, hacer que los alumnos lean previamente un texto confeccionando dos listados, uno con los conceptos que han entendido y otro con los que no lo han hecho.

Conviene que el profesorado dé ciertas "claves de lectura" pues éstas ayudan a realizar una lectura más eficaz. Son "claves de lectura" la estructura del tema, las preguntas a las que pretende responder dicho tema, ciertas guías de lectura y todo aquello que oriente al alumno hacia una mejor comprensión del texto.

g) La lectura lenta y minuciosa pretende comprender todas y cada una de las partes del texto o de la lección, y es una lectura analítica. El alumno no avanza hasta que comprende y si es preciso vuelve hacia atrás para ratificar o rechazar una idea. En esta modalidad de lectura la intervención y colaboración del profesorado es de una gran ayuda, porque a la dificultad de comprender unos conceptos nuevos se añade la dificultad del lenguaje escrito en que se transmiten.

Por ello, no supone una pérdida de tiempo leer con los alumnos y ayudarles a "desentrañar" los textos; lógicamente ésta no debe ser la única práctica de la enseñanza de la comprensión de textos, pero sí conviene que esté muy presente en el repertorio metodológico del profesor.

h) La lectura de síntesis y asimilación es una lectura personal y exige, igual que la anterior, una concentración y atención. Esta lectura pretende la elaboración personal y la retención de forma significativa de los conceptos y sus relaciones.

La lectura comprensiva es la gran aliada de nuestra memoria puesto que entender el significado de los conceptos facilita su retención de forma significativa.

i) La lectura comprensiva es la primera etapa de un proceso que debe complementarse con campos conexos como la expresión oral, la redacción escrita fluida, la lectura en voz alta con entonación, etc.

Es conveniente dar una proyección exterior a las actividades relacionadas con la lectura y la escritura: debates, charlas para otros alumnos, artículos para el periódico escolar, escenificaciones, programas de radio, exposiciones, murales, etc.

j) Para llevar a cabo las actividades lectoras, el profesorado fomentará el uso de la biblioteca de aula y de la biblioteca escolar concebida como un centro de recursos organizado que utiliza cualquier tipo de soporte, apoya el aprendizaje activo de todas las áreas del currículo y fomenta la igualdad educativa de todos los estudiantes, con independencia de su condición social.

IV.-El lenguaje específico de las áreas y su vocabulario.


a) Tanto los libros de texto, como los específicos de cada materia, utilizan un lenguaje que está a caballo entre el lenguaje culto o científico de las Ciencias o Saberes y el lenguaje coloquial que se usa en contextos cotidianos. Conviene que los alumnos sean conscientes de que deben familiarizarse a lo largo de la etapa, de forma progresiva, con un lenguaje cada vez más preciso y adecuado al contexto escolar y a las diversas áreas de conocimiento.

Los alumnos deben comprender que no es lo mismo el lenguaje literario que el lenguaje de las ciencias sociales, de las ciencias formales o de las ciencias de la naturaleza o el lenguaje de las artes plásticas, por poner algunos ejemplos.

b) Mención especial requiere la adquisición del nuevo vocabulario. En cada área y en cada curso existe un vocabulario propio que se refiere a los conceptos que se presentan a los alumnos. Si se elaborase un listado del vocabulario específico que en cada ciclo se pretende incorporar al bagaje cultural del alumnado, se podría planificar y evaluar la evolución de su capacidad lectora y de comprensión conceptual a lo largo de la etapa.

c) El uso de diccionarios y libros de consulta y divulgación son un recurso inestimable para desarrollar progresivamente en los alumnos actitudes de rigor y gusto por la precisión. Para educarlos en el orden y en la sistematización de los conceptos, es práctica habitual de muchos profesores y profesoras el uso de cuadernos o archivadores en los cuales los alumnos van incluyendo, a modo de "glosario" del área, los términos nuevos que van apareciendo, acompañados de su significado o acepción más adecuada al tema de estudio.

Debe cuidarse, con especial atención que, una vez que sean entendidos y asimilados los conceptos, sean redactados "comprensivamente" por los alumnos, con sus propias palabras.
 

Sería conveniente que en la programación se registraran los términos básicos que se van a trabajar en cada ciclo, teniendo en cuenta que el aprendizaje del vocabulario específico de cada área no constituye un fin sino un medio para la comprensión de la misma.

La sesión de lectura semanal


a) La Orden Foral por la que se regula el horario de la Educación Primaria para los centros públicos establece una sesión lectiva semanal dedicada a la lectura.

Los centros concertados procurarán establecer, igualmente, en su horario temporal, la sesión semanal de lectura.

b) La sesión de lectura semanal debe plantearse de forma sencilla utilizando muchos y variados textos.

c) La lectura podrá realizarse de forma individual o colectiva, en silencio o en voz alta, según lo considere el profesor.

d) La sesión de lectura es obligatoria para el alumno y debe plantearse de forma que se fomente el hábito lector y el gusto por la lectura.

Por tanto, no ha de orientarse como una continuación de la clase de lengua, sino como la puesta en práctica de sus enseñanzas y servirá para valorar el nivel de comprensión lectora del alumno.

e) En la lectura individual, el alumno deberá leer aquellos libros que libremente escoja entre una variada colección no sólo de literatura de ficción sino también de divulgación científica y conocimiento.

Es importante que el alumno se sienta cómodo con el libro que ha escogido, por lo que podrá cambiarlo por otro, si lo desea. con la ayuda del profesor.

f) El papel del profesor en la sesión de lectura:

-Planificar las actividades de animación lectora y el espacio en que se van a realizar: aula, biblioteca escolar, casa, etc.

-Ejercer un papel activo ayudando a los niños y niñas a elegir el libro con arreglo a sus diferentes edades, ritmos de aprendizaje y caracteres peculiares.

-Motivar e incentivar a los alumnos para que les guste la lectura.

-Procurar actitudes lectoras para que los niños puedan imitar las conductas de sus profesores.

-Favorecer que las lecturas realizadas tengan una proyección exterior, de forma oral o escrita, por medio de exposiciones, paneles, debates, etc.

-Orientar a las familias dispuestas a colaborar con la escuela en los planes de lectura del centro, siguiendo los objetivos propuestos en la sesión de lectura.

 

 

Texto extraído del Anexo de la RESOLUCIÓN 583/2002, de 15 de julio, del Director General de Educación, por la que se dan Instrucciones y Orientaciones para el tratamiento de la lectura comprensiva en el currículo de la Educación Primaria. (BON 11/09/2002)

 

Más Normativa:

-Decreto Financiación Libro de Texto para la Enseñanza Básica

 

Currículo de Andalucía

Currículo de Aragón

Currículo de Asturias

Currículo de Madrid

 
 
 
 
 
Celos  
 
Disciplina  
 
Hiperactividad  
 
Acoso Escolar  
 
Enuresis  
 
Tartamudez  
 

Miedos

 
 

Deberes

 
 

Comidas

 
 

Habilidades Sociales

 
 

Autocontrol

 
 

Abuso Sexual

 
 

Adicción Internet

 
 

Autonomía

 
 

Disciplina Positiva

 
 

Autoestima

 
 

Valores

 
 

Lectoescritura

 
 

Inteligencia Emocional

 
 

Memoria

 
 

Razonamiento

 
 

Situación Crítica

 
 

Libros Educativos

 
 

Timidez

 
 

Lectura

 
 

Adolescencia

 
 

Grafomotricidad

 
 

Aprendizaje Cooperativo

 
 

Divorcio

 
 

Ortografía

 
 

Dislexia

 
 

Resolución de Conflictos

 
 

Madurez lectora

 
 

Autoinstrucciones

 
 

Límites

 
 

Mal comportamiento

 
 

Trastornos del sueño

 

Aprendizaje en casa

 

Escritura

 

Autoaprendizaje