CÓMO AYUDAR AL NIÑO QUE SE HACE PIS EN LA CAMA (1).   

 
 
 
 

 

Si el niño se hace pis en la cama dos o más veces a la semana y ya ha cumplido los 5 años los padres pueden comenzar a ayudarle para que se corrijan esos accidentes.

 

En primer lugar, comenzaremos por aconsejar lo que no deben hacer:

- No reñirle, castigarle ni avergonzarle. El niño no es responsable; si se le intenta culpabilizar, sólo se conseguirá que empeore la situación.

- No ponerle pañales. El niño debe despertarse al orinarse o, al menos, cuando se sienta incómodo, y con el pañal no sentirá la humedad de la micción.

- No sobreprotegerle. El niño debe ser autónomo de su higiene personal (cambiarse el pijama, lavarse sólo, etc.)

- Tampoco deben quitarle el agua, el zumo o la leche antes de dormir. Aunque resulte paradójico, para aprender a controlarse es bueno que el niño se orine porque es así como aprenderá a despertarse cuando sienta ganas de hacer pipí.

Lo que los padres sí deben hacer es:

- Descartar que el niño moja la cama por una enfermedad orgánica (esto puede ocurrir alrededor de un 2% de los casos), por lo que habrá que consultar al pediatra.

- Descartar que el niño tenga miedo a la oscuridad y por eso no se levante para ir al servicio.

- Descartar igualmente que el niño se haga pis por problemas psicológicos o emocionales. Estos problemas podrían existir en el caso del niño que, habiendo alcanzado el control, comienza de nuevo a orinarse (debido al nacimiento de un hermano, a problemas en el colegio, etc.). En estos casos debemos consultar al psicólogo para ayudar al niño a superar esos conflictos que pueden ser la causa de la enuresis.

- Apoyar al niño si para éste es un problema el hacerse pis. Dejarle claro que él no tiene la culpa. Se trata de una cuestión de tiempo y hay niños de su edad que todavía se orinan en la cama.

 

Métodos para ayudar al niño que moja la cama por las noches:

1- EL PIPÍ-STOP

El "pipí-stop" consta de dos rejillas de metal que están conectadas mediante unas pinzas a una batería que activa una alarma. Al orinar el niño sobre ellas mientras duerme, se ponen en contacto gracias a la orina, cerrándose un circuito y estableciéndose una corriente eléctrica que hace sonar la alarma que despierta al niño.

Actualmente existen varios modelos, según el tipo de sensor empleado:

-"La alarma y alfombrilla", que utiliza como sensor una o dos esterillas que se colocan sobre el colchón, mientras que la alarma se coloca en la mesilla de noche o en el suelo.

-"La alarma corporal", dispositivo electrónico que se sujeta en la muñeca del niño o en su pijama, y cuyo detector de orina va en el interior de una compresa que se coloca en el calzoncillo o braga.

La alarma despierta al niño al poco de comenzar a orinar, interrumpiendo su micción. Al repetirse esta secuencia se establece una asociación entre la distensión de la vejiga y el acto de despertar e interrumpir la micción. Posteriormente el niño será capaz de retener su orina sin necesidad de despertarse.

Alrededor de un 80% de niños que utilizan este método corrigen la enuresis.

Se necesita entre 1 y tres meses para aprender a despertarse a hacer pis o a aguantar sin orinarse toda la noche.

Se considera que el niño ha corregido la enuresis cuando lleve 15 días seguidos sin mojar la cama.

Sin embargo este método necesita de la colaboración del niño, por lo que éste debe estar motivado por dejar de hacerse pis y debe ser autónomo en su puesta en práctica (apagar la alarma, ir a hacer pis al baño, cambiar la compresa, etc.).

 

2- LA RETENCIÓN VOLUNTARIA