CÓMO AYUDAR AL NIÑO EN LA MUERTE DE UN SER QUERIDO  

 

 
 

 

     No es conveniente proteger a los niños de temas desagradables o tabú, como es el caso de la muerte. Los niños tienen derecho a que les informemos con sencillez y veracidad, así como a expresar libremente sus sentimientos por la muerte de un ser querido.

 

 

     Estas orientaciones van dirigidas a ayudarles a afrontar esa experiencia:

 

- Para comunicar al niño la muerte de un ser querido hay que abrazarle y hablarle con sencillez y sinceridad, diciéndole claramente que dicha persona ha muerto.

 

- También debe ser sencilla y clara la explicación de la causa de la muerte (quedó muy malherido por el accidente…, murió por la enfermedad tan grave que padecía…).

 

- Hay que hablar también con el niño cuando un familiar está gravemente enfermo, proporcionándole información de la situación adecuada a su edad.

 

-  No es conveniente transmitirle mensajes del tipo “Se ha marchado a un largo viaje…”. “Se lo han llevado…”, “Está dormido…”, que lo único que pueden provocar en el niño es confusión e inseguridad, miedo a viajar o irse a dormir. También conviene aclararle que la mayoría de las personas superan las enfermedades, de modo que no tema por su vida o la de otros ante una enfermedad.

 

- Si el niño pregunta por la causa de la muerte, se le debe decir claramente que no ha sido culpa suya, ya que es probable que se culpabilice de la muerte pensando que ha podido ocurrir por su mal comportamiento.

 

- A partir de los 6 años es conveniente que los niños acudan al funeral, a no ser que no quieran, y se les debe preparar para lo que va a ocurrir en la ceremonia.

 

- No hay que tener miedo a mostrar sentimientos de pena o llanto delante del niño.

 

- Hay que dejar que el niño exprese sus emociones y sentimientos, sean del tipo que sean, aceptarlos y apoyarle.

 

 

- Si aparecen rabietas o mal comportamiento en los días siguientes hay que intentar entender al niño, aunque respondiendo a esas dificultades con medidas educativas.

 

- Hay que tranquilizar al niño que teme que a su padre o madre sobreviviente le pueda ocurrir lo mismo.

 

- También es importante hablar con el tutor y orientador del colegio, de modo que conozcan la situación y puedan ayudarle si fuera necesario.

 

LIBROS RECOMENDADOS
  KROEN, WILLIAM C.

-COMO AYUDAR A LOS NIÑOS A AFRONTAR LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO. UN MANUAL PARA ADULTOS.

CONTENIDO

COMPRAR