MEJORAR LA ATENCIÓN SOSTENIDA  

 

 

 

 
 

MEJORAR LA ATENCIÓN SOSTENIDA

 

Celos

 

La Atención Sostenida, también denominada Atención Concentrada o simplemente concentración, es el mantenimiento de la atención en una actividad prolongada.  

 

Este tipo de atención es muy importante para la realización de tareas escolares que exijan una permanencia en la tarea: leer, resolver un problema, incluso colorear un dibujo en un tiempo determinado.

Los niños que tienen déficit de atención cuando se les presenta una actividad novedosa inicialmente son capaces de sostener la atención, pero ésta decae en cuanto dicha actividad se mantiene en el tiempo.

Si la actividad que se le plantea es repetitiva (por ejemplo, resolver una lista de sumas) todavía les resulta más difícil mantener la atención, por lo que llegan a distraerse al poco de iniciarlas.

Cuando se les “llama la atención” para que sigan trabajando es posible que lo hagan de inmediato, pero al poco tiempo vuelven a distraerse.

Para entrenar o mejorar este tipo de atención, la llamada atención sostenida, hay que partir del tiempo que creemos que el niño está atento en una actividad. Por ejemplo, el niño es capaz de estar 3 minutos seguidos haciendo sumas, después de ese tiempo, comienza a distraerse.

 Ese tiempo nos puede parecer muy escaso para su edad, pero el caso es que es el tiempo que el es capaz de aguantar atento. Se trata de aceptarlo y a partir de ahí intentar mejorar su capacidad de atención. Sólo si partimos de lo que es capaz podemos con paciencia mejorar su competencia.

 

Le proponemos como reto el estar realizando sumas durante 4 minutos. Utilizamos un reloj con alarma para que nos avise del tiempo. Si lo consigue le elogiamos y le animamos a seguir superándose. Si no fuera así, le animamos igualmente diciéndole que lo conseguirá en otra ocasión (para dicha siguiente ocasión, rebajaremos el tiempo hasta, por ejemplo, tres minutos y medio).

 

 

Le enseñamos a completar un registro de “mejora de tiempo haciendo sumas”. Algo sencillo, por ejemplo:

MINUTOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

DIAS

 

 

La ventaja de un gráfico de este tipo es que nos da una visión de progreso continuo. Así, el día que el niño no consigue el objetivo, es decir, no mejora en la cantidad de tiempo que trabaja sin interrupción, el gráfico simplemente permanece igual.

 

En este ejemplo se puede ver cómo el tercer y cuarto día el niño no consigue pasar de los cuatro minutos. El quinto día avanza un minuto más, igual que el sexto y séptimo día…

 

Para animar y motivar al niño se puede acordar con él algún pequeño refuerzo o incentivo el día que consiga subir un peldaño del gráfico.

 

Como siempre, es conveniente realizar este tipo de actividades cinco o seis días a la semana, aunque sólo durante unos minutos.

 

 

Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Escritura

Autoaprendizaje

Control Esfínteres Diurno